Las zonas cardioprotegidas son espacios que cuentan con equipos desfibriladores, personas adecuadamente formadas, y de otros elementos, en número y disposición adecuados como para poder garantizar que en dicha zona es posible actuar rápida y eficientemente contra las paradas cardiacas repentinas, como primer interviniente, hasta la llegada de los servicios de emergencia, ha informado la Junta en nota de prensa.

En este sentido, fruto de la colaboración entre la GAI de Albacete y Biotyc, la Fundación ha dotado a ambas zonas, el Parque de la Pulgosa y el barrio Universidad, del equipo desfibrilador, donado por una empresa de tecnología, y los profesionales del están formando a las personas que podrán acceder al equipo, instalado en un lugar de fácil y rápido acceso.

Las zonas cardioprotegidas y los protocolos de cardioprotección nacen de la urgente necesidad que tiene la sociedad en asumir compromisos con impacto positivo en la calidad de la salud y de la vida misma, como consecuencia del desarrollo de las familias, las entidades y la población debido a la atención no oportuna en emergencias por paro cardíaco.

Tal y como explican los profesionales del Servicio de Cardiología, cada año los eventos de paro cardíaco se cobran miles de vidas. En Albacete, cada año se producen 100 muertes súbitas. Iniciar la RCP básica rápidamente puede multiplicar hasta por cuatro las posibilidades de sobrevivir a una parada cardiorrespiratoria y, sin embargo, estas maniobras solo se aplican en un 10 por ciento de las paradas cardiorrespiratorias presenciadas por población general.

Es por ello que se está desarrollando este ambicioso proyecto, que abarca diferentes ámbitos de la Reanimación Cardiopulmonar con la intención de abarcar a la mayor parte de la sociedad albacetense, por un lado realizando RCP poblacional (formación en reconocimiento precoz de la parada cardíaca, solicitud de ayuda vía 112 y RCP sólo con las manos), por otro lado con formación acreditada en RCP básica y uso de DESA, y por último en la creación de zonas cardioprotegidas que dispongan del DESA y del personal correctamente formado.

Con todo ellos se aspira a tener un Albacete cardioprotegido como expone su lema “#enAlbacetesesalvanvidas”.