La escritora natural (Albacete) , autora de la saga de , ha opinado este martes en Santander que la novela negra se lee más que la convencional por motivos como ser “crítica” y “retratar” la realidad y por incluir a la “gente sencilla, de la calle”, como los taxistas o los camareros, en una ambientación “normalmente ciudadana o rural”.

Así, ha explicado que el género negro, que vive un “momento óptimo” y de “eclosión” en nuestro país, “es muy inmediata” y “pasa la realidad por un filtro con lanzas sobre los problemas que a la gente le llega a su interior”, al tiempo que ha valorado que al incluir la “parte costumbrista denostada” por la novela convencional los lectores “se identifican, se sienten en el mismo lugar, por lo menos”.

En una rueda de prensa en la (UIMP) de Santander con motivo de su intervención esta tarde a las 19.00 horas en el ciclo de los ‘martes Literarios’, Giménez Bartlett ha considerado que en la novela convencional “parece que todo el que hablaba de su portera o de un amiguete jubilado era una especie de garbancero” y “todo el mundo se ha dedicado a una novela introspectiva”.

La ganadora del Premio Nadal 2011 por ‘Donde nadie te encuentre’ y del Premio Planeta 2015 con su novela ‘Hombres desnudos’, entre otros reconocimientos, ha afirmado igualmente que en los últimos años el género negro “ha tomado un ímpetu enorme” al que España “se ha unido” cuando en nuestro país, ha recordado, había “muy poca tradición, muy poca gente que la cultivara”.

En este sentido, la escritora ha asegurado que el género negro tiene “cultivadores de muy diversa calidad” y que “ha empezado a caer esa especie de leyenda negra” que lo circunscribía a “novelas de quiosco”. No obstante, ha incidido en que este tipo de obra “tiene convenciones y reglas que constriñen al lector”, por lo que aunque no cree que sea “una novela menor”, sí ha dicho que “evidentemente, nunca será ‘El Quijote’”.

Preguntada por las diferencias en el número de lectores entre la novela negra con otros géneros narrativos, la poesía y el teatro, ha considerado que “a lo mejor la novela europea o española que no es negra está siendo mediocre”. “Podría ser mediocre, no lo sé”, ha dicho, al tiempo que ha defendido que la novela negra mediterránea de países como España, Francia o Italia “es tan potente como la nórdica”.

Precisamente sobre este género negro en los países nórdicos, Giménez Bartlett ha hecho hincapié en que “ha llegado a su máximo tope” y que, en su opinión, “hemos leído novelas abominables, malísimas” cuando se ha creído que “deberían tener calidad” por el hecho de su procedencia. “Y no es así”, ha zanjado.

“COMO EL OESTE AMERICANO”

Bartlett también ha sido cuestionada por temas de actualidad, como la muerte ayer de Younes Abouyaaqoub, considerado autor del atentado de y que fue abatido en Subirats, y su relación con la novela negra como hecho inspirador para los escritores.

A este respecto, la autora ha asegurado que “no le inspira en absoluto” un tema “tan grave con un trasfondo político tan enorme y tragedias que envuelven a tantas personas”. “La realidad se ha convertido en ficción, es como el Oeste americano”, ha reflexionado.

Del mismo modo, la escritora ha indicado que “una cosa es escribir ficción y otra es pensar que la gente es capaz de asesinar alegremente”, al tiempo que ha dicho que ella no ha ayudado “en ningún caso policial, más bien la Policía me ha ayudado a mí”. “No soy una buena detective, no soy como Miss Marple”, ha afirmado, en referencia este personaje literario creado por .

Finalmente, preguntada por si es positivo o negativo que se conozca a un autor por una sola novela, la escritora ha dicho que “no es negativo” y que a ella no le ofende “especialmente” porque a pesar de que “es cierto que no te hacen tanto caso” en otros géneros u obras, cree que “no tiene derecho a protestar”.

Esto es así, ha añadido Bartlett, porque se siente “una privilegiada” al hacer “lo que le da la gana en cada momento”. “Y encima me han secundado y me han premiado, ¿qué más quiero?”, ha concluido.