Recordando la figura del anterior presidente, (fallecido el pasado mes de septiembre), Carlos De la Sierra ha sido el encargado de iniciar esta presentación de resultados “muy positivos” tal y como ha reseñado, “fruto de un gran éxito comercial” y que han afianzado a Globalcaja como “la entidad de referencia de Castilla-La Mancha”, sobre todo tras la fusión que la originó como tal hace cinco años.

De la Sierra ha subrayado que la entidad haya logrado que su cuota de mercado media haya subido 5 puntos (poniendo en valor lo difícil que es algo así en tiempos complicados como esos). Unos objetivos que ha manifestado que habría sido imposible lograr sin los “más de 600.000 clientes , sus más de 100.000 socios y sus más de 1.000 empleados”.

Las cifras que se esconden tras los criterios de “liderazgo, seguridad, futuro y crecimiento” de Globalcaja

Por su parte, el director general de Globalcaja, Pedro Palacios, ha detallado los datos correspondientes a 2016, un año marcado por la eficacia con la que “la entidad ha sabido responder de nuevo a las necesidades de sus clientes” (48.000 más en dicho ejercicio, hasta superar los 600.000), bajo cuatro criterios básicos: “liderazgo, seguridad, futuro y crecimiento”.

Así, ha destacado que “el volumen de negocio gestionado de clientes creció un 4’2% alcanzando los 8.200 millones de euros”, así como que “el beneficio antes de impuestos se situó (a cierre de 2016) en 16’7 millones de euros (un 31% más que en el año 2015), destinándose, además, otros 42 millones de euros a dotaciones para mantener la prudencia que preside la entidad”.

Igualmente, Globalcaja concedió en 2016 más de 20.500 operaciones (un 14% más que el año anterior), destacando 8.200 préstamos de consumo (un 54% más que en 2015) y 1.900 de tipo hipotecario (un 34% más que en 2015).

La especialización ha sido otro de los baluartes de Globalcaja también durante el pasado ejercicio, como demuestran las 7.114 operaciones de financiación en el área de Comercio Internacional (casi un 37% más que en 2015); o los 264 millones de euros de ayudas tramitadas (y más de 100.000 expedientes gestionados) en el apartado de Banca Rural. No en vano, tal y como ha explicado Palacios, “una de cada dos ayudas de la PAC tramitadas en Castilla-La Mancha lo han sido en Globalcaja”.

En materia de solvencia, Globalcaja ha alcanzado un nivel del 13’05% a cierre del pasado ejercicio, año en el que redujo el ratio de morosidad un 21% situándose por debajo de la media del sector; además, su ratio de cobertura de dudosos es del 96’56% (superando claramente el 58% de la media nacional).

En lo que a futuro se refiere, la entidad ha invertido unos 2´5 millones de euros durante 2016 en proyectos tecnológicos (haciendo posible que más de 80.000 clientes estén ya operando y que más de 3.400 millones de euros se gestionen por canales de relación con los clientes distintos a la red tradicional de oficinas).

En lo que a crecimiento sostenido se refiere, Pedro Palacios ha destacado que “Globalcaja ha aumentado un 27% su volumen de negocio en estos cinco últimos años, un 84% su beneficio y en 600 puntos básicos su cuota de mercado”.

Compromiso con Castilla-La Mancha y con el futuro

Preocupados y ocupados no sólo en obtener los mejores resultados posibles, sino también en cómo se llega hasta ellos, el director general de Globalcaja ha destacado el “respeto constante a los valores y principios” que siempre acompañan a esta entidad: la ética, la cercanía, la relación a largo plazo con los clientes, la flexibilidad (con un alto grado de especialización de sus servicios) y el compromiso. Faceta (esta última) que también ha arrojado unas excelentes cifras en 2016 desde Globalcaja, con 3 millones de euros para casi 2.000 iniciativas (con apoyo en forma de convenios, formación, cooperativismo, ferias y eventos, cultura, deporte y asociacionismo).

Cerrado ya (a 31 de diciembre) de 2016 el proceso de integración de BMN en Globalcaja (habiendo conservado el 100% del empleo que procedía del ), la entidad afronta con optimismo y en línea ascendente este 2017, en el que las prioridades pasarán por seguir ahondando en la especialización de servicios que ofrecen a sus clientes y por la modernización (tanto a través de la denominada ‘Banca electrónica’ como en el modo de relacionarse con quienes cada vez en mayor medida confían en Globalcaja).