Lo ha hecho durante la reunión que ha mantenido en Albacete con representantes de la (JCRMO) en la que los regantes le han trasladado sus problemas y las posibles soluciones a los mismos.

Martínez Arroyo ha insistido en que hay un problema por la “mala demarcación” que se hizo, ya que incluye cuencas intracomunitarias “que no deben estar con la cuenca del ” y que, de no estar incluidas, “probablemente no tendríamos los problemas que tenemos ahora”.

El titular de Agricultura ha recalcado que la región representa un 70% del territorio en esta cuenca y “debe tener un peso acorde” en los órganos de decisión.*

SUSTITUCIÓN DE BOMBEOS

La segunda de las cuestiones en las que el consejero ha mostrado su apoyo es la de llevar a cabo la medida de la sustitución de los sistemas de bombeo, pasando “de aguas subterráneas a aguas superficiales”, y que, a su juicio, supondría un ahorro de 80 hectómetros cúbicos “de las aguas superficiales”, por lo que “demandarán” que se lleve a cabo esta cuestión ya que no se consideraría esta cuenca como “mal dotada”.

Sobre el nuevo trasvase de 10 hectómetros del Tajo al Segura, Martínez Arroyo ha insistido en que hay que trabajar “solidariamente” en todo el Estado para que haya un plan estatal en política de agua.

El consejero ha hablado también de la obligación por ley de que se tengan en cuenta primero las necesidades de las cuencas cedentes ya que es “una aplicación de la ley” y a causa de que los embalses de la cabecera del Tajo están al 14 por ciento de su capacidad.

Por último, el responsable de Agricultura se ha referido a la próxima reunión que mantendrá con la ministra de agricultura, , en la que pedirá una negociación de los planes hidrológicos tanto del Júcar como del Tajo ya que hay “margen de negociación y posibilidad de modificación del plan de cuenca”.