El cabeza de lista al en Albacete, , participó ayer en un debate sobre “El futuro de la Agricultura en España, junto a candidatos de PP, CS y Vox, organizado por la Fundación Foro Agrario, la (ALAS) y la para la Protección de las Plantas (AEPLA) en colaboración con el MAPA, que se celebró en el en .

El candidato socialista adelantó que la agricultura española se enfrentará a grandes retos en un futuro próximo, pero se mostró confiado respecto a este desafío ya que entre las fortalezas de nuestro sector primario aludió a su constante modernización, su apuesta por un modelo sostenible y la gran capacidad para competir en los mercados internacionales con unos volúmenes de exportación superiores a los 50.000 millones de euros y una balanza comercial con superávit. No en vano -afirmó- España es la octava potencia mundial agroalimentaria y la cuarta en , con 900.000 explotaciones agrarias y 29.000 industrias alimentarias.

Preguntado por el proyecto político para el sector, el candidato socialista argumentó que el ha fijado tres objetivos fundamentales: la incorporación de jóvenes y mujeres al medio rural; el impulso de la digitalización, como medida imprescindible para permitir el relevo generacional y la modernización de las explotaciones agrarias junto con las industrias agroalimentarias; y el uso eficiente del agua.

En este sentido recordó que el está trabajando en una Agenda para la digitalización del sector agroalimentario y forestal y del medio rural con tres objetivos estratégicos: reducir la brecha digital garantizando la conectividad en todo el territorio y fomentando la capacitación para adoptar las nuevas tecnologías en el sector; el fomento del uso de datos, propiciando mayor interoperabilidad tanto en la Administración como en el sector privado y en el campo de la investigación y por último; el desarrollo empresarial y de nuevos modelos de negocio, facilitando una mayor dimensión de las cooperativas para aumentar su viabilidad y competitividad.

De esta forma González Ramos subrayó la defensa del ministro Planas en cuanto a la negociación de fondos para la agricultura y la ganadería española en la nueva Política Agraria Comunitaria.

El candidato socialista se refirió al cambio climático como una oportunidad para nuestro sector primario, ya que existe un compromiso por parte del Gobierno para impulsar medidas medioambientales que además de cumplir con los objetivos de la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible, permitan una transición ecológica hacia un modelo de producción más eficiente y respetuoso con su entorno.

Por último, González Ramos calificó de esencial la actividad agraria y ganadera para la supervivencia de los municipios en el entorno rural y la economía social, como herramientas frente al despoblamiento, por su fuerte vinculación al territorio y su mejor distribución de la riqueza y el empleo.