Las conclusiones que saca el secretario general del PSOE en la provincia de Albacete, Manuel González, del nuevo para la Demarcación del Júcar están muy claras y pasan por una traición de la presidenta autonómica y por la falta de explicaciones de ésta a los regantes castellano-manchegos (explicaciones que sí se han dado a los valencianos porque, según ha afirmado González Ramos, “son los que de verdad salen ganando)”.

EL líder provincial socialista ha afirmado que “Cospedal ha traicionado los intereses de Castilla-la Mancha en general (y de Cuenca y Albacete en particular)” y ha lamentado que “los medios de comunicación no hayan podido dar fe de una sola foto de un encuentro entre la presidenta regional y los regantes de Castilla-la Mancha porque nunca se ha producido ni les ha dado explicaciones”, añadiendo que, “en , los dirigentes sí se han encontrado con los regantes para trasladarles lo que para ellos sí es una buena noticia”.

González Ramos ha reiterado que “la foto que, el 16 de octubre, retrató al ministro de Agricultura con los consejeros de Castilla-la Mancha, y Valencia, es indigna para esta tierra”, así como que “lo que se ha vendido desde el como el fin de la guerra del agua, es en realidad la paz de los cementerios porque, a pesar de que Albacete es el territorio más importante por el que discurre el , nos tendremos que conformar con ver pasar el agua en dirección a la Comunidad Valenciana”

El secretario general provincial del PSOE ha asegurado que su Grupo tiene muy claro que el agua es fuente de riqueza y empleo, razón por la que ha explicado que entre sus reivindicaciones, haya una clave: la de que “si a Valencia se le ha consignado una reserva estratégica en el de 300 hectómetros cúbicos, Castilla-la Mancha, como cuenca cedente que es, tenga derecho a una reserva hídrica con cargo a los recursos del Júcar y, una vez garantizada ésta (y si es medioambientalmente factible), que se trasvase agua a otras cuencas”. No obstante, ha añadido que los que sí tendrán ese desarrollo serán “nuestros vecinos valencianos”, aludiendo a informaciones publicadas en algunos medios de esa zona en las que aseguran que el nuevo Plan les puede proporcionar la creación de 150.000 empleos, según sus estimaciones.

También González Ramos ha comentado que “pretenden contentarnos con obras que carecen de memoria económica ni compromiso para su ejecución cuando, lo que precisamos, son normas que respeten nuestros derechos”, y ha aludido a la medida graciable que se nos ha concedido para que, finalmente, Albacete no tenga que pagar por el agua para abastecimiento humano del Pantano de Alarcón asegurando al respecto que “al coste lo asumirá ahora el , pero no porque se reconozca nuestra prioridad en el abastecimiento, sino por motivos medioambientales (en lugar de porque estamos en nuestro derecho)”.

Por último, ha concluido que si en 2015, el PSOE vuelve a estar al frente de las Administraciones, “se recuperará el consenso con todos, incluidos nuestros vecinos valencianos, porque se pueden compatibilizar todos los intereses, pero comenzando por el respeto y la defensa de los nuestros”.