Pablo Hermoso de Mendoza

El maestro de Estella ha empezado su faena con un caballo de capa torda de nombre “Churumay”, donde con un solo rejón de castigo ha cambiado el tercio. En el tercio de banderillas ha montado a un caballo de raza lusitana de capa torda rodada de nombre “Manolete”. Un caballo con unos movimientos de costado espectaculares, donde Pablo ha clavado en todo lo alto las banderillas. El toro estaba muy parado y ha transmitido poca emoción a los tendidos. En el siguiente tercio ha sacado a “Viriato”, caballo de capa torda con el cual ha colocado también un par de banderillas de muy buena ejecución. En el último tercio salta a la arena “Pirata”, caballo de raza lusitana y de capa torda en fase blanca de una gran belleza. Le ha colocado dos pares de banderillas cortas y seguidamente ha entrado a matar. con un rejonazo algo contrario y el público pita en el arrastre al toro. Leves palmas para Hermoso de Mendoza.

El segundo toro del lote de Hermoso de Mendoza ha tenido más movilidad y, de igual forma que a su primer toro, lo ha recibido de salida con “Churumay”. Ha cambiado el tercio con un solo rejón de castigo. En banderillas ha salido un nuevo caballo de nombre “Disparate”, caballo lusitano de capa castaña. Con “Disparate” ha pisado terrenos que han levantado al público de los tendidos. Gran movimiento y plasticidad de este gran caballo. Seguidamente ha sacado a “Dalí”, caballo de capa alazana poniendo pares al quiebro muy lucidos. En cortas, y para la suerte suprema, ha repetido cabalgadura con “Pirata”, donde ha logrado un rejonazo sin puntilla. La gran petición del público le ha llevado a ser merecedor de una oreja.

Julián López “El Juli”

El segundo toro de la tarde lo ha recibido muy bien de capote, donde se lo ha llevado al caballo con Chicuelinas al paso muy aplaudidas. El toro se duele en la primera puya y sale del caballo con poca clase; Julián ha decidido cambiar el tercio tras un quite por Chicuelinas muy ceñidas. Ha brindado el toro al público de Albacete. Lo recibe desde la raya del tercio a pies juntos y, tras doblarse muy bien con él, se lo lleva a los medios. “El Juli” ha comenzado arrastrando la mano con gusto, pero al toro le faltaba raza. Por el pitón izquierdo no ha sido tan potable el toro, lo que ha llevado al torero de a centrar su faena por el derecho. Tras una estocada hasta la cruceta y rodar el toro sin puntilla, el público le ha pedido la oreja y el presidente se la ha concedido.

El quinto de la tarde ha sido un toro con 600 kg. de peso y con mucho cuajo; Julián no se ha podido lucir con el capote. Al ver el torero que estaba escaso de fuerza, ha decido que su picador le metiese nada más que las cuerdas de la puya. Le ha brindado el toro al maestro que se encontraba en barrera junto a su mujer. A base de doblarse con él desde la raya del tercio, y sometiéndolo por abajo, ha logrado sacarle unas cuantas tandas merecedoras de la ovación del público de Albacete. El toro era muy noble por el pitón izquierdo y Julián lo ha entendido así, pegándole naturales de sensación. De no haber sido por un pinchazo, lo hubiesen premiado con las dos orejas y de esta manera corta solamente una, con lo que, sumado a otra oreja de su primer toro, logra abrir la puerta grande de la plaza de toros de Albacete.

Miguel Ángel Perera

A su primer toro lo ha recibido a la verónica con bastante gusto; Perera ha dado capotazos muy lentos. Ha sido un toro noble y cadencioso, y así lo ha demostrado en el caballo metiendo la cara debajo del peto. Antes de cambiar el tercio, Perera ha realizado un quite por Tafalleras y Chicuelinas muy aplaudidas por el público. El tercio de banderillas también ha sido muy aplaudido en los tendidos, realizando la suerte Joselito Gutiérrez que saluda montera en mano. Migue Ángel lo ha recibido en los medios a pies juntos pasándose al toro por la espalda y el público ha roto a aplaudir. Con la derecha ha estado muy aseado, toreando en redondo con mucha clase. Con la izquierda ha dado muletazos muy lentos y con mucho sentimiento que han dado paso a los olés en los tendidos. Termina su faena por Manoletinas muy ceñidas. Pincha en su primer intento y a la segunda ha colocado una estocada algo desprendida pero suficiente para que el toro doblase. Lo han premiado con una oreja.

El sexto de la tarde que cerraba plaza ha sido el toro del indulto. Premio este algo exagerado bajo el punto de vista de los buenos aficionados. Un toro, para que se merezca el perdón, debe cumplir en los tres tercios y, por supuesto, realizar una suerte de varas extraordinaria metiendo la cara debajo del peto y apretando los riñones. Esto último no se le ha visto a Pescadero, nombre del toro de Daniel Ruiz. Ha sido un toro muy bueno, repetidor, con transmisión, noble y tomando la muleta con mucha clase, pero excesivo bajo la opinión de muchos aficionados asistentes a la plaza para concederle el indulto.