La concejal de Cultura, , ha agradecido, durante la presentación este miércoles del libro, el “empeño” que el Grupo Abuela Santa Ana pone para hacer posible que todas sus indagaciones acerca de la indumentaria manchega y su evolución “perduren”, en esta ocasión, con la publicación de un libro “que viene a ser el catálogo de la exposición que justo hace un año se realizó en el Museo Municipal”, ha informado el Ayuntamiento en nota de prensa.

Por su parte, el director de dicha exposición, , ha detallado que la actuación que han preparado está plagada de aguilanderos, villancicos, danzas de ritual y bailes populares propios del invierno y para tal ocasión la indumentaria que lucirán los participantes será la propia de las épocas más frías del año, se sacará “la ropa más abrigada, esos mantones de lana, capas y trajes de estameña que se utilizaban en invierno”, ha relatado.

El director de Abuela Santa ha recordado el trabajo preparatorio de esta exposición ahora documentada en el libro, “es quizás la más interesante de las 16 exposiciones que ha realizado Abuela Santa Ana”. La publicación hace un recorrido por el vestir del siglo XIX, aún heredera de influencias propias del siglo anterior, y como poco a poco con la revolución industrial textil se fue dejando a un lado, si bien llegó a ser habitual que las prendas tradicionales se seguían vistiendo debajo de la ropa moderna.

Ha participado en la presentación la presidenta del Grupo Abuela Santa Ana, , quien ha subrayado que esta publicación viene a ser el “reflejo del trabajo que durante años y años viene realizando este grupo, de pueblo en pueblo, investigando y documentándose para que la divulgación que realizan de la indumentaria manchega tenga el mayor rigor posible”.

DETALLES

El libro entra en detalle en cómo era el atuendo más popular, desde las camisas y enaguas interiores, pasando por las pañoletas y refajos. Asimismo, dedica otro capítulo a la ropa “de faena” porque “no todo el mundo era gente de posibles con dos pares de mulas para vestir piezas tan ricas”.

La ropa que se usaba para los días de fiesta tiene su propio capítulo, donde se explica cómo eran los refajos con delantales, asimismo hay un apartado reservado para la forma de vestir en las festividades religiosas. La publicación termina con un capítulo que detalla cómo fue la transición del vestir tradicional a la moda más europea y finaliza con un apartado rico en fotografías de complementos.