La concejala socialista del Ayuntamiento de Albacete, Juani García, ha trasladado a la opinión pública el descontento que tiene el Grupo Municipal de PSOE con respecto a algunos detalles del presupuesto de la ciudad para este 2017 y a la actitud que consideran “de deslealtad” del alcalde en torno a los mismos.

García ha concretado este discurso en el Capítulo IV del presupuesto municipal, en el que asegura que aparecen “datos irreales” cuando se detalla la aportación de la Junta de Comunidades al Plan Concertado de Servicios Sociales y de Acción Social.

‘Baile de cifras’

La edil socialista ha explicado que en el presupuesto se puede apreciar que la cuantía que destinará a tal fin la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha desciende en casi 113.000 euros con respecto a lo aportado en 2015, mientras que la verdad que ella ha apuntado supone que la aportación por parte del Gobierno regional sube en 12.000 euros comparada con la que se hizo en el ejercicio anterior.

Más detalladamente, ha señalado que “si sumamos el Plan Concertado y las aportaciones para el Servicio de a Domicilio y el Plan local de Inserción Social, la Junta aportará este año 1.797.636 euros (12.000 euros más que el año anterior), frente a los 1.053.064 euros que asumirá el Ayuntamiento de Albacete”.

García ha defendido que, ante todo, “los Presupuestos Municipales deben ser una herramienta para transformar la ciudad, y deberían ser también la principal y mayor preocupación de un buen alcalde por garantizar que sean justos y sobre todo, transparentes”, tras lo que ha añadido que “por desgracia, Albacete no tiene un buen alcalde”.

“Deslealtad” ¿premeditada?

La concejala ha lamentado que “mientras que el primer edil pide lealtad al resto de , por ejemplo, para sacar adelante los presupuestos (como ha ocurrido, no demuestre esa misma lealtad respetando los datos cuando de la Junta de Comunidades se refiere”.

Le recuerda, además, que “cuando este alcalde era delegado provincial de la Junta en Albacete, esa aportación que hizo el Gobierno regional al Plan Concertado de Servicios Sociales y de Acción Social fue sólo del 40% del gasto total; con García-Page, en 2015 fue del 60% y, en 2017, será del 70%”. Desde el PSOE consideran que esta actitud de busca hacer ver que hay un menor apoyo de la Junta de Comunidades a las cuentas municipales, y Juani García ha señalado dos posibles causas que podrían explicar esa “falta de lealtad” por parte del alcalde:

“O bien quiere degradar la imagen de nuestro presidente en la ciudad, dejándose llevar por ciertas aspiraciones políticas de ámbito regional (no muy bien correspondidas) que le empujan a hacer campaña contra el presidente regional para ganar puntos y adhesiones en el PP; o bien (o ambas cosas) es un mal gestor”, ha manifestado.

Además, ha explicado que este detalle en los presupuestos “ha sido premeditado, porque el pasado 25 de noviembre de 2016 (un mes antes de que tuviera lugar el Pleno en el que se aprobaron los Presupuestos), el director general de Acción Social envió a todos los alcaldes de la Región una carta en la que se expresaba el compromiso del Gobierno regional para mantener, como mínimo, la misma financiación que el pasado año”.

Por estas razones, García ha solicitado al alcalde (en nombre del Grupo Municipal Socialista) que se retracte públicamente y que se refleje correctamente en los presupuestos (que se pueden consultar a través de la web municipal) los datos correspondientes a la partida de la Junta de Comunidades en el Capítulo comentado.