El Grupo Municipal Socialista, a través de su concejal Manuel Martínez, ha expresado su preocupación por el hecho de que el PP “aún no haya comprendido en qué consiste realmente el concepto de participación ciudadana, por lo que el Ayuntamiento de Albacete sigue sin mejorar en este ámbito, que de hecho presenta un déficit importante.”

Tal y como argumenta el edil socialista, “aunque Manuel Serrano y sus concejales siguen presumiendo del programa el Ayuntamiento en tu barrio, esta iniciativa se reduce a visitar las diferentes asociaciones de vecinos de los barrios, para conocer sus inquietudes y peticiones, pero de ahí a dar la oportunidad a los vecinos y vecinas de participar en la toma de decisiones y establecer las prioridades municipales, dista un abismo”.

Manuel Martínez alude al Servicio de Sugerencias y Reclamaciones del Ayuntamiento para ilustrar que para el PP la participación “no es más que un gesto de cara a la galería, pues los concejales del Equipo de Gobierno prácticamente ni se molestan en contestar a las peticiones ciudadanas, por lo que de solventarlas ya ni hablamos, pues el índice de respuesta apenas alcanza al 50%. Es decir, de cada dos sugerencias y reclamaciones que los ciudadanos realizan a un concejal de Manuel Serrano, una va directamente a la papelera del correo electrónico”.

Otro ejemplo, prosigue Martínez, es la app Línea Verde, que los ciudadanos emplean para denunciar desperfectos o deficiencias en el mobiliario público y las vías de la ciudad, “pero sin interacción alguna, porque estos ciudadanos no tienen ni constancia de que se vaya a dar trámite a su queja ni se les consulta para conocer más detalles o posibles soluciones y, en consecuencia, este canal no consigue involucrar a la ciudadanía”, precisa el concejal del PSOE.

A juicio de Manuel Martínez, “el error de base del PP es que la participación ciudadana no consiste en establecer un canal unidireccional en el que el ciudadano señale lo que no está bien, como si se tratara de un tablón de anuncios, sino que debería darse la oportunidad de establecer un debate del que salgan propuestas consensuadas por todos y que, finalmente, se lleven a la práctica”.

Asimismo, el concejal del Grupo Socialista recuerda que “el PP en la ciudad de Albacete siempre se ha opuesto sistemáticamente a dar la oportunidad a los ciudadanos de participar de forma real y efectiva en la gestión municipal. Es más, una de las primeras medidas que adoptó el PP tras las Elecciones Municipales de 2011 fue clausurar el Foro de la Participación, porque su filosofía y principios les incomodaban, pues precisamente, este órgano garantizaba una participación real de los ciudadanos en la distribución de los Presupuestos Municipales.”

En la actualidad, prosigue Martínez, “han intentado suplirlo a través del , pero este foro no es un verdadero órgano de canalización de la participación ciudadana. De hecho, su escaso impacto entre la ciudadanía lo evidencia, pues las propuestas ciudadanas a través de la web municipal no llegan a la treintena”.

Por el contrario, el PSOE, tal y como señala Manuel Martínez, ya en septiembre de 2015 planteó a través de una moción que lo idóneo sería establecer un sistema de en el que se recogieran propuestas y se debatieran directamente por la ciudadanía.

“Queremos que el Consejo Social se convierta en un verdadero órgano de debate de la política municipal, donde la gente pueda participar de forma individual, sin necesidad de pertenecer a ningún colectivo o asociación y en el que estas personas no solo se limiten a plantear necesidades o sugerencias sino que ellos mismos sean los que seleccionen y prioricen entre las más necesarias y factibles. En resumen, involucrarlos en la gestión de las políticas municipales”, expone Manuel Martínez, que expresa su convicción en torno a que “este modelo sería el germen que permitiría también a los ciudadanos plantear cual es el modelo de ciudad hacia el que desean avanzar o la elección de su modelo productivo y de desarrollo”.

Por último, asevera el concejal socialista, “este sistema garantizaría una participación efectiva y real. Otros modelos, como el que desarrolla el PP, no dejan de ser solo remedos de participación efectistas que no cumplen con el objetivo de brindar a la ciudanía la oportunidad de participar en la confección de la ciudad en la que desean vivir, ni establecer sus prioridades, ni gestionar sus recursos”.