, concejal popular en el Ayuntamiento de , ha denunciado en nombre de su grupo municipal, la forma de actuar del equipo de gobierno socialista “en la que venden una cosa y hacen otra, con una política de postureo y con un alcalde que parece un hombre anuncio”.

Se ha acercado a una calle céntrica de la localidad, concretamente la calle Pedregal, en la que existe, además, un centro de asistencia a personas con discapacidad, para denunciar que en ese lugar había una plaza de aparcamiento adaptada para dar servicio a los posibles usuarios “y el PSOE la ha quitado, limitando con esta actuación el derecho de estas personas”.

Ha defendido la autonomía que necesitan las personas con discapacidad y el perjuicio que ha generado concretamente en esa zona “en la que viven personas que son usuarias habituales de ese servicio; han quitado esa plaza para desplazarla a otra zona de la calle, pero ya imposibilitan que algunas personas puedan acceder a la calle por sí solas, dependiendo de terceros”.

A la vez, ha recordado la polémica surgida con la decisión que pretende tomar el equipo de gobierno, para eliminar una rampa en el Pasaje La Estrella, en un edificio en el que vive una persona con una discapacidad del 71%, “lo cual convierte al alcalde socialista en reincidente, al igual que ya denunciamos en Plenos anteriores la situación desesperante de una persona que se encuentra en silla de ruedas y necesita rehabilitación en la piscina, llevando en lista de espera casi dos años, sin ninguna respuesta por parte del ayuntamiento”.

Ana Hernán ha lamentado que el alcalde socialista de Villarrobledo “esté hecho de esa pasta, ya que tenía que haber movido cielo y tierra para darle una solución a este ciudadano, pero, claro, no es afiliado ni simpatizante del PSOE”.

Desde el PP, mediante la concejal Hernán, han calificado la actuación del alcalde socialista como “mezquina, dictatorial y que denota una gran falta de humanidad”.

Ana Hernán ha puntualizado que el equipo de gobierno socialista tiene la obligación de promover las condiciones que hagan posible la libertad y la igualdad, como lo refleja la Ley 1/1994 de accesibilidad y eliminación de las barreras para minusválidos en CLM, y “la actuación del alcalde pone la zancadilla a la autonomía individual de las personas con limitaciones”; así como también ha tirado por la basura la Ley 3/1986 de 16 de abril de Servicios Sociales de CLM, que se apoya en el principio de solidaridad, como valor inspirador de la convivencia, para evitar situaciones de marginación y desigualdad.

Para finalizar, Ana Hernán le ha dicho a que “la careta que llevaba puesta en campaña electoral ya se le ha caído y hemos conocido su verdadera cara, que no es otra que la de un alcalde al que no le importa esta ciudad ni su gente”.