Fue el alcalde del municipio, , el encargado de repasar la historia de una población en la que destacó la existencia de sus dos más valiosas joyas monumentales: la Señora de la

Natividad, “conocida por todos como la Catedral de La Manchuela”, subrayó, dada su belleza y una antigüedad que se remonta hasta el siglo 16; y el espectacular Puente Romano, perfectamente conservado. Alborea es un pueblo de 900 habitantes de la comarca de La Manchuela, que se localiza a 58 kilómetros de la capital de la provincia. Aunque existen vestigios muy anteriores, como el mencionado puente, fue en 1226, por un privilegio de Alfonso X, cuando Alborea se agregó como aldea al concejo de Jorquera, integrándose con posterioridad en el Señorío de .

Durante el acto, la Asociación de Bolillos de Alborea realizó una exhibición de encajes, junto a un artesano del esparto que, en vivo, tejió diversos objetos.