Desde FEDA siempre se ha hecho hincapié que la mejor promoción de nuestros productos agroalimentarios es la sinergia que se dé entre los diferentes sectores que ejercen en esta industria y más desde el punto de vista del consumo interno. Y un ejemplo que se eleva a categoría superior es la hostelería y el sector del vino.

Pues Casas Ibáñez es un ejemplo claro del maridaje entre la hostelería y el vino. Y dos empresas del municipio son sus máximos exponentes: Hotel Cañitas Maite y Vinos de Familia Vega Tolosa, empresa asociadas a FEDA. A la par han puesto en práctica esta magia de la combinación entre ambos.

Maridajes 2018 ha sido la experiencia que han iniciado García, de Hotel Cañitas; y Juan Miguel Tolosa Pérez, de Vinos de Familia Vega Tolosa, ambos ubicados en el municipio de . En un evento que ha reunido a más de 40 comensales, han puesto en valor la cocina y el vino.

Al frente de una elaborada cena los hijos de Joaquín Sanz, la nueva generación del Hotel Cañitas: Joaquín y Javier Sanz Luján, y a la par su otro joven chef Juan Enrique Sahuquillo Jiménez; y por parte de la bodega, su titular Juan Miguel Tolos que, acompañado por su equipo, fue explicando cada uno de los seis caldos de sus viñedos. Vinos ecológicos de la D.O. Manchuela.

La experiencia de dos empresas familiares, en tercera y cuarta generación, que se han reinventado y que ponen a Casas Ibáñez en el mapa de la gastronomía y de los buenos vinos de la provincia.

Fuente: FEDA