Este pasado sábado, día 2, de noviembre, tuvo lugar otra nueva prueba de la sexta edición de las rutas de senderismo que organiza la Diputación Provincial de Albacete, para promocionar tanto el turismo, como el deporte y la cultura que ofrecen nuestros pueblos y esta vez visitaron .

El sábado se celebró la trigésima segunda ruta denominaba “Por los Cerros y ramblas del Batán y la Rodera”, con una dificultad técnica media-alta, un recorrido circular de unos 11 kilómetros de distancia, con un desnivel positivo de 406 metros, cinco horas de duración y con salida a las 9:00 de la mañana desde la Plaza Mayor del municipio.

Comenzaba esta actividad alrededor de las 9 de la mañana, en un día soleado, aunque con un poco de frío, y tras la explicación de la ruta de , alcalde de Valdeganga. Los senderistas partieron por el casco urbano, desde la Plaza Mayor, dirección a la cuesta del río para llegar al mirador de la cueva de los Moros, que actualmente es un punto muy concurrido por su accesibilidad y por las enormes vistas que ofrece dicho mirador. En este punto, pudieron divisar con mucha amplitud toda la zona de ocio y recreo ofrece el río Júcar.

Descendieron las escaleras para cruzar por debajo del puente para entrar en el camino que va hacia Bolinches. Tras un kilómetro y medio de pista subieron al cerro Los Meleos por donde atravesarían varias ramblas. Aquí la cosa se complicaba un poco, debido a que tanto la bajada como subida de alguna de estas ramblas, Juanote y La Rodera, había que extremar la precaución. La ruta transcurría por parajes con mucha vegetación, predominando el pino, plantas aromáticas, aliagas y esparto y donde pudieron ver numerosas cuevas que hoy día sirven como refugio de los animales como las cabras montesas hasta descender por la senda del Batán.

Desde aquí, y una vez terminada la senda, cogieron otra que habitualmente utilizan cabras montesas, menos transitada y que transcurre por la ladera del cerro con subidas y bajadas intermitentes y que finalizará con un ascenso de unos cuarenta metros técnico y un poco exigente, hasta llegar al punto más alto del cerro a 687 metros pudiendo contemplar el discurso del río Júcar y su vega con tintes otoñales.

Ya por una senda más accesible y cómoda, que discurre por todo lo alto del cerro y durante dos kilómetros observaban una preciosas panorámica de toda la vega del río Júcar que les conducirá a otro descenso por una rambla que enlazará nuevamente con el camino de Bolinches, hasta coger la Rambla del Cerro Batán durante un kilómetro, en la que habrá que subir varios saltos del terreno.

Giraron hacia la izquierda para entrar en una senda de 4 kilómetros y entre pinos, y con un desnivel mínimo, lo que les permitirá recuperar, hasta llegar a la parte más exigente de la ruta, donde habrá que bajar y subir varias ramblas más, especialmente la de Juanote en forma de “V”, con una fuerte pendiente tanto de bajada como de subida, lo cual les hizo extremar la precaución y ayudados por gente de la organización y de protección civil que también les acompañaban lo atravesaron sin problemas.

Ya solo les restaba, para finalizar la ruta, tres kilómetros de senda menos exigente, y subir seis rampas o toboganes muy cortas y las escaleras que acceden al Mirador de la Ceja.

Preciosa y exigente ruta, con preciosos paisajes otoñales, que han hecho disfrutar a los 50 participantes de esta actividad, de las maravillas de entornos naturales que esconden nuestros municipios, gracias a la iniciativa de la Diputación Provincial de Albacete.

La próxima cita será este sábado, 9 de noviembre, en San Pedro, denominada “Ruta de los Cucos-Hazas”. Se trata de una prueba circular, de 15,5 kilómetros de distancia, de una dificultad media, una duración aproximada de 4,5 horas, y con salida a las nueve desde el restaurante Montecristo del municipio.