La obra que se va a inaugurar fue paralizada en diciembre de 2011 por el anterior Ejecutivo, cuando estaba ejecutada ya en un 41 por ciento a cargo de la Sociedad regional de Carreteras (GICAMAN), algo que trajo consigo numerosos desperfectos y deterioros, ha informado la Junta en nota de prensa.

Con este proyecto, que se reanudó finalmente en agosto de 2016 y que ha sido concluido por la empresa Sarrión, se han suprimido además numerosas curvas de elevado índice de peligrosidad, mejorándose notablemente la seguridad vial. En cuanto a la travesía de Nerpio, se ha dado cumplimiento al Código de Accesibilidad de Castilla-La Mancha para un itinerario peatonal accesible.