Situado junto al Centro Penitenciario de “La Torrecica” de Albacete se encuentra el Centro de Inserción Social (CIS) “Marcos Ana” que esta mañana ha sido inaugurado de manera oficial por la secretaria general de Instituciones Penitenciarias, Mercedes Gallizo, acompañada del delegado de la Junta en Castilla-La Mancha, Máximo Díaz-Cano y el presidente de la Sociedad Estatal de Infraestructuras y Equipamientos Penitenciarios (SIEP), Ángel Martínez, entre otros.

Caminado hacia la reinserción

Según apuntaba la secretaria general de Instituciones Penitenciarias, Mercedes Gallizo, “Marcos Ana es un ejemplo para todos aquellos que sueñan con la libertad y con rehacer sus vidas”. En su opinión, “es una víctima de la dictadura, un hombre bueno y un amante de la libertad y la democracia”, por lo que poner su nombre al Centro de Inserción Social de Albacete supone un merecido homenaje a todos los valores que Marcos Ana representa y defiende.

Mercedes Gallizo anunciaba que el patio de este CIS llevará además el nombre del albaceteño , quien también pasó 23 años de su vida en prisión por defender la libertad y la democracia.

La secretaria general de Instituciones Penitenciarias señalaba que “la cárcel nunca debe ser un instrumento de venganza, sean o no justas las leyes, ya que el sistema penitenciario sólo será válido si se orienta hacia la prevención de los delitos y la reinserción plena de los internos”.

En este sentido apuntaba que “la prisión cerrada no tiene que ser la única alternativa”. Por este motivo están apostando por modelos abiertos como es el caso de los 23 Centros de Inserción Social que ya están en funcionamiento en España.

Según Mercedes Gallizo, es necesaria la colaboración y la sensibilización de toda la sociedad para conseguir que el objetivo constitucional de la reinserción de los internos se haga efectivo. De lo contrario, “el círculo de la cárcel se cerrará y no tendrán una segunda oportunidad”.

“Invertir en política penitenciaria es invertir en seguridad”

Por su parte, el delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, Máximo Díaz-Cano, señalaba que el objetivo que persiguen no es otro que garantizar la reinserción de las personas en la sociedad, ya que “invertir en política penitenciaria es invertir en seguridad”.

Según apuntaba, el CIS de Albacete debe cumplir con su tarea integradora y llevar el nombre de Marcos Ana debe servir de estímulo a los internos, ya que significa “concordia, memoria, democracia, Estado de Derecho, imperio de la Ley, dignidad, integración e inserción”.

Marcos Ana: libertad y democracia

Al acto de inauguración ha asistido también el poeta y escritor que da nombre a este Centro, Marcos Ana, condenado a pasar 23 años de su vida en diferentes centros penitenciarios españoles después de la Guerra Civil por defender los valores democráticos y la libertad.

Además de poder escuchar algunos de sus poemas en boca de las diferentes personalidades que han intervenido en este acto e incluso de su propia voz, Marcos Ana, se mostraba agradecido por este homenaje que recogía en nombre de todos los presos.

Según señalaba, “yo soy uno más, aunque muy privilegiado porque he podido llevar mi mensaje de libertad y democracia por todo el mundo”. Marcos Ana se definía a sí mismo como un “hijo de la solidaridad” que ha pasado gran parte de su vida soñando con la libertad y a pesar de ello no guarda ningún rencor en su corazón. “La justicia es necesaria pero no se puede comparar con la venganza”, añadía.

Centro de Inserción Social “Marcos Ana”

En una superficie de 3.900 metros cuadrados, el CIS de Albacete, con capacidad para 102 internos en régimen abierto, cuenta con un total de 50 habitaciones dobles, una complementaria y otra para personas con movilidad reducida, además de un taller productivo y ocupacional, lavandería, biblioteca, zona deportiva y de atención sanitaria. “Un centro moderno, funcional y eficaz, desde el punto de vista social y penitenciario, que se convierte en la antesala de la libertad”, según apuntaba el presidente del SIEP, Ángel Martínez.

Además, incluye una zona para los servicios sociales penitenciarios que se encargan del cumplimiento de las penas alternativas y del seguimiento de las personas en libertad condicional.

Para la puesta en marcha de este nuevo recurso penitenciario se ha realizado una inversión de 8 millones de euros. Con una plantilla de 29 profesionales, el Centro de Inserción Social de Albacete podría estar en funcionamiento en las próximas semanas.

Los CIS están diseñados para llevar a cabo una estrategia más racional y eficaz en el proceso de intervención penitenciaria con internos en régimen abierto. Una modalidad de cumplimiento de la condena que busca la reinserción del interno facilitando su participación en la vida familiar, social y laboral.