El director del Instituto de la Juventud, Javier Gallego, recalcó que a través del programa Iniciativa Juvenil 2009 se dedicarán 26.200 euros a la Federación de Asociaciones de Jóvenes Empresarios de Castilla-La Mancha para la elaboración de una guía para jóvenes emprendedores.

Así lo indicó con motivo de la reunión que mantuvo con el presidente regional de la Asociación de Jóvenes Empresarios (AJE) de Castilla-La Mancha, David Sánchez-Paños, de la que se extrajo el compromiso de establecer Centros de Información Juvenil en las sedes de la asociación empresarial en la región.

Gallego destacó que el Gobierno regional está al lado de los jóvenes que tienen iniciativa emprendedora ya que son clave en el desarrollo económico de Castilla-La Mancha.

Para ello, se presta apoyo y se establecen diferentes instrumentos y líneas de financiación para que los que tengan una idea o proyecto a realizar en la región puedan llevar a buen término su propuesta emprendedora.

En este sentido, la Factoría de Jóvenes Emprendedores se ha creado para asesorar y acompañar a los jóvenes con voluntad emprendedora de Castilla-La Mancha y tiene el valor añadido de haber nacido con la colaboración de todos los que tienen este espíritu, como los jóvenes empresarios, las cámaras, la Universidad y el Consejo de la Juventud.

A ella se suman otros instrumentos, como el Concurso IDEA de Ayudas a Iniciativas Empresariales que apuesta por la financiación de proyectos que presentan los jóvenes de Castilla-La Mancha.

Esta Factoría pondrá en marcha un plan para que los jóvenes se sientan acompañados en el desarrollo y gestión de sus empresas.

El director del Instituto de la Juventud indicó que hay que ofrecerles las posibilidades para que los proyectos sean viables. Así, con motivo de la reunión, Gallego visitó el Vivero de Empresas de AJE en Albacete, en el que se ofrece asesoramiento para la creación de empresas al joven emprendedor, servicios de gabinete jurídico, laboral y fiscal, bolsa de trabajo y se fomentan los intercambios empresariales.

Se estructura en un área de administración y gerencia, donde se estudian los proyectos, módulos destinados a empresas de reciente creación y una zona de usos comunes con sala de reuniones y aula de formación.

De este modo, el joven emprendedor puede ser asesorado y obtener además una primera sede empresarial en el Vivero, favoreciendo asimismo el lanzamiento al mercado de las empresas y la creación de empleo.