Según ha informado la Benemérita en nota de prensa, se han decomisado cuatro jilgueros que han sido entregados en el , donde determinaron su puesta inmediata puesta en libertad.

Las llamadas de varios ciudadanos a los operadores de la Central Operativa de Servicios (COS) de la Guardia Civil albacetense alertaron de la presencia de dos personas que se encontrarían capturando aves de pequeño tamaño en un paraje del término municipal de Albacete, al parecer con artes prohibidas.

Desde el COS se movilizó a una patrulla del Seprona que se encontraba muy próxima al lugar de los hechos cuyos agentes avistaron, a distancia, a dos personas cuando transitaban por una parcela sembrada de girasol.

En el momento de su identificación, estas personas se encontraban recogiendo dos reclamos enjaulados y dos capturas vivas de jilgueros, conservando estos últimos restos de pegamento en su plumaje.

Tras su intervención, los pájaros han sido entregados en el Centro de Recuperación de la Fauna Salvaje de Albacete.

Las aves liberadas no se encuentran incluidas entre las especies cazables, por lo que gozan de un régimen de protección genérico en consonancia con la Directiva Aves 2009/147/CE, la Ley 42/2007 de Patrimonio Natural y Biodiversidad, así como las diferentes normativas de caza de las Comunidades Autónomas.

El método de caza de la liga, que está prohibido, consiste en obligar a los pájaros presentes en parcelas sembradas de girasoles a dirigirse hacia los lugares donde previamente se ha colocado la liga, cerca de los reclamos vivos, con la intención de que los pájaros silvestres queden atrapados tras posarse en espartos impregnados de pegamento.

La Guardia Civil agradece la colaboración ciudadana, poniendo a disposición el teléfono 062 al que los ciudadanos pueden dirigirse para comunicar cualquier emergencia o incidencia que pueda surgir.

Las diligencias instruidas por el Seprona de Aguas Nuevas han sido puestas a disposición del Juzgado de Instrucción número dos de Albacete, en funciones de guardia.