Indignados con la política de la Junta de Comunidades. Los ciudadanos de Alcaraz han visto una vez más que no se tenía en cuenta una de sus principales reivindicaciones, acabar la depuradora que Cospedal paralizó cuando estaba construida en un 80%. Una situación que está desangrando las arcas municipales, pues la (CHG) penaliza a la localidad con sanciones de 20.000 euros por el vertido de aguas sin depurar en su demarcación, a la vez que les obliga a pagar 6.000 euros de canon.

Una situación que para Luis González, concejal y portavoz de IU-Ganemos Alcaraz, es “insostenible” por el grave desajuste que estas sanciones provocan en el ajustado presupuesto municipal. Sanciones de las que González culpa al PP, ya que fue la expresidenta Cospedal quien “ordenó” la paralización de las obras de la depuradora cuando “faltaba un 20%” de la obra para terminarla.

Desde IU-Ganemos Alcaraz denuncian que a las sanciones ahora se suma la discriminación por parte del Gobierno regional de pues hace unos días el aprobaba la autorización de un gasto de 544.000 euros para la próxima licitación de los servicios de explotación, conservación y mantenimiento de las estaciones depuradoras de aguas residuales (EDAR) de Balazote, Barrax y Lezuza, “olvidándose” de Alcaraz y “permitiendo” que se mantenga una situación “injusta”.

Desde el Ayuntamiento de Alcaraz, comenta González, exigimos que la Junta de Comunidades “tome cartas inmediatamente en el asunto”, contacte con la CHG para evitar nuevas sanciones económicas a las localidades de la rivera del Guadalquivir.

Además, continúa González, “la responsabilidad de verter aguas sin depurar a estas alturas del siglo XXI” es exclusiva de la Junta de Comunidades, que debe tomar las medidas necesarias para terminar la depuradora, ponerla en marcha y “evitar así que se sigan vertiendo aguas sucias al río perjudicando el medio ambiente y el entorno natural de éste”.