, portavoz del Grupo Municipal de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Albacete, ha presentado esta mañana, en rueda de prensa, una moción contra el decreto de reforma universitaria del Ministro Wert. Esta moción se debatirá en el próximo Pleno Municipal, que se celebrará este jueves, día 26.

Delicado, quien ha recordado que la reforma universitaria anunciada por el PP ha sido “rechazada” por rectores y estudiantes, ha explicado que la extensión de los estudios universitarios entre las generaciones más jóvenes procedentes de todas las clases sociales, “ha servido en nuestro país para crear la generación más preparada de nuestra historia y con mayor igualdad de oportunidades”.

La obtención de una titulación universitaria es un factor de movilidad social y de corrección de desigualdades, pero “la llegada del PP al Gobierno ha frustrado esta tendencia”.

Los jóvenes de clase trabajadora apostaban más a menudo por carreras de tres años, lo que antes eran diplomaturas, títulos de maestros, enfermeras o ingenierías y arquitectura técnicas. En particular, desde que las tasas han subido de manera desorbitada en las enseñanzas básicas (60% en algunas universidades) esta tendencia se incrementará.

Los antiguos primeros ciclos de buena parte de las carreras universitarias se han ido convirtiendo casi en prolongación del bachillerato. Con lo cual la verdadera formación para ocupar puestos de responsabilidad se ha ido trasladando poco a poco a másters y posgrados.

La postura de los estudiantes que protestan contra la medida es que para tener una titulación equivalente a las antiguas licenciaturas deberán cursar no sólo un grado, sino también un máster.

Hay carreras donde este modelo de grado más máster es una realidad desde la aplicación de Bolonia. Se trata de aquellas carreras que se convirtieron en un grado y un máster que habilita para el ejercicio de profesiones reguladas; los títulos que antes eran de ingenierías superiores con profesiones reguladas, los másters de abogacía y procuraduría, y, sin vinculación a una carrera concreta, el máster de formación del profesorado de secundaria, que también se encuentra en este grupo de másters habilitantes.

El nuevo sistema tampoco garantiza más homogeneidad entre las universidades del Estado, ya que una misma titulación podrá durar tres años en una y cuatro en otra y supondrá un recorte de financiación a las universidades públicas. Si el ministro considera que no se ampliará la proporción de titulados que optan por cursar másteres universitarios (sólo optan un 20% según sus fuentes), esto implicará que un 80% de los estudiantes no pasarían del grado, aunque se reduzca de cuatro a tres años.

Además, la reducción del número de estudiantes podría justificar también una reducción del personal de las universidades y recortes en financiación de las universidades públicas.

A juicio de IU estas modificaciones nos retrotraen a la anterior estructura de Diplomatura-Licenciatura (3+2, con titulación intermedia de diplomatura), supone decretar el fracaso del 4+1 (o 4+2), sin ningún tipo de evaluación diagnóstica sobre los resultados y rendimiento del sistema 4+1, coincidiendo con lo denunciado por el y indicaba en su expediente.

Quitará así valor a los títulos de grado universitarios, los más accesibles, condenando a lo/as jóvenes a la precariedad en un mercado laboral cada vez más competitivo, trasvasando a las familias el coste global de los másteres y beneficiando a las universidades privadas, que apuestan por los posgrados como su principal ámbito de actividad.

Izquierda Unida considera que si se quiere optar por una vuelta al 3+2 para homologarnos con buena parte de los países europeos, eso exigiría homologarnos también en la financiación pública de las universidades. Las tasas de los másteres deberían tener el valor de las tasas de las antiguas licenciaturas -mientras conseguimos avanzar hacia la gratuidad de la , como ya sucede en 11 países europeos de nuestro entorno, aplicando de forma inmediata esta gratuidad en los grados.

Desde IU apoya públicamente las próximas movilizaciones convocadas en todo el Estado por el y por la Asamblea de estudiantes de Albacete, ante las reformas en educación superior que plantea el gobierno del PP. “Entendemos que hay que recuperar la movilización y que la ciudadanía debe votar en consecuencia en este decisivo año electoral para aprovechar la ocasión de cambiar las cosas”.

Es por ello que IU solicitará que el Ayuntamiento de Albacete se manifieste contrario a la modificación mediante de los decretos 1393/2007, de 29 de octubre, y 99/2011, de 28 de enero, por los que se que establece la ordenación de las enseñanzas universitarias oficiales y las enseñanzas oficiales de doctorado respectivamente, imponiendo el llamado sistema 3+2.