“En estos momentos, lo que está sucediendo en la localidad albaceteña de Villarrobledo me parece de enorme gravedad. El hecho de que un concejal haya sido amenazado de muerte por pedir el cumplimiento de la legalidad es absolutamente intolerable”, afirma Crespo en una carta abierta dirigida al presidente de Castilla-La Mancha.

El coordinador regional de IU se ha dirigido a García-Page “como máximo responsable de una organización política que siempre ha tenido a gala la defensa de las raíces democráticas”, para que “hagamos frente a políticas contrarias a la recuperación de la memoria democrática en la región”.

Crespo pide este frente común “ante las estrategias de los que defienden las posturas más reaccionarias y piensan que la exhibición de elementos en homenaje a los que perpetraron un golpe de estado contra la legalidad democráticamente elegida por el pueblo español, provocaron una guerra civil e instauraron una dictadura de gran represión en distintos aspectos, no tienen ninguna importancia, es más, que se deben continuar como recuerdo de su victoria contra la democracia”.

Concluye destacando que “es necesario y obligado” que aquellos que ostentan cargos de responsabilidad en organizaciones políticas y/o instituciones públicas sean “coherentes y consecuentes” con el debido cumplimiento de la ley, así como con los idearios que propugnan en el ejercicio político democrático que día a día transmiten a la sociedad.