Que miembros de la participaran, con uniforme de gala, en los actos religiosos de la pasada Semana Santa en Albacete, demuestra, para Izquierda Unida (IU), el nulo respeto que el del Ayuntamiento de Albacete tiene hacia la “neutralidad” con la que las Administraciones Públicas (AAPP) tienen que actuar frente a los hechos religiosos.

Para la portavoz de IU, , “es escandaloso que los cuerpos de seguridad del Estado formen parte de la liturgia de la Semana Santa católica. Y quienes permiten o alientan esta participación ultraconfesional católica hacen, una vez más, un uso particular de su representación pública a favor de un sector concreto, alejándose de la neutralidad y aconfesionalidad que debe guiar su quehacer como cargo público”.

En IU respetamos la libertad de conciencia y de culto. Las personas, a título individual, pueden y tienen derecho a manifestar sus convicciones religiosas (si las tienen) en privado o en público, pero los funcionarios, las instituciones y las autoridades no deben participar en función de su cargo o cuerpo institucional al que pertenecen. Hacerlo así, significa vulnerar gravemente el artículo 16.3 de la Constitución española que señala que “ninguna confesión tendrán carácter estatal”. Esta participación institucional en las ceremonias religiosas, como las procesiones de Semana Santa, significa ignorar los principios que debe regir el Estado democrático y de derecho, que debe ser laico, del que las administraciones locales son parte y desconsiderar a millones de personas de diversidad de convicciones no católicas

Por ello, Delicado considera que su presencia supone “desconsiderar la aconfesionalidad del Estado y su neutralidad ante las distintas opciones de conciencia que pueda tener la ciudadanía que profesa otra religión o se declara no creyente, atea o agnóstica”.

“Desde el punto de vista de la laicidad de las AAPP, que el Ayuntamiento de Albacete permita la participación de policías locales de Albacete, con uniforme de gala, en una procesión es una vulneración de la aconfesionalidad del Consistorio albaceteño. Los asuntos religiosos pertenecen al ámbito privado, y todo lo demás es una utilización partidista, es confundir lo público con lo religioso porque viene bien, porque se busca congraciarse con determinado sector de la sociedad”, añade Delicado.

Para IU resulta denunciable que desde el Gobierno del PP en el Ayuntamiento de Albacete se permitiese la participación, vestidos de uniforme de gala, es decir, con un uniforme pagado con dinero público de todos los albaceteños, en un acto religioso como es una procesión.

IU respeta, como no puede ser de otra forma que, a título individual, cada uno tenga sus creencias, y dedique su tiempo libre a las mismas si así lo considera conveniente.

Que Cospedal se ponga la peineta y la mantilla para participar en actos religiosos no quiere decir que las distintas administraciones de Castilla-La Mancha se identifiquen con una determinada fe religiosa, ni que la Policía , como cuerpo, deba participar en actos religiosos.

La libertad religiosa y de conciencia es coherente con las creencias de cada uno, y así lo recoge la Constitución, lo que resulta incoherente es que desde las AAPP se fomente y se confunda lo público con el particular credo religioso del cargo público de turno.

Para Delicado “hay que ni regular la presencia de autoridades y funcionarios públicos, para que en cuanto tales no puedan asistir a ceremonias y actos religiosos”, de tal modo que sólo puedan acudir “a título personal y no representativo del cargo o función que ocupen”. Solo así se respetaría la libertad de conciencia del conjunto de la ciudadanía, “sin injerencias o privilegios hacia alguna de las opciones, con independencia del apoyo social que pueda tener cada una”.

Fuente foto: eldigitaldealbacete.com