Jesús López comienza su intervención contándonos su percepción sobre que “afortunadamente, hay hambre de películas de calidad”. Y es que asegura que, el gran problema que hoy en día se encuentra el aficionado al cine “es que vivimos en una sociedad en la que actualmente es complicado encontrar películas de calidad, sobre todo porque nos venden una cosa y luego lo que vemos es otra. Encontrar títulos que sean atractivos porque realmente sean buenos, no es tan fácil…”.

Quizá sea ésa una de las razones que hacen que, la Filmoteca, coseche resultados cada vez mejores. A la espera de datos oficiales una vez que concluya el año, sí se aprecia ya un cierto aumento en el número de espectadores con respecto al año anterior y, a su vez, ése también lo tuvo respecto a su anterior… En 2012, la Filmoteca albaceteña registró un 10% más de espectadores que en 2011 (concretamente, 61.669). Y ése, es un dato importantísimo, sobre todo si se tiene en cuenta que estamos ya muy parejos al público que pasa por otras Filmotecas que, además, no son locales como la de Albacete, sino regionales como la de Valencia, que registró cerca de 63.000 en ese mismo ejercicio.

Asegura el Director de la Filmoteca que, en Albacete, “hay Cultura del Cine. Hay cinéfilos. Para entender hasta qué punto, solo hay que mirar esas cifras de público. Implican que aquí hay un gran deseo de ver cine y un gran deseo de ver cine de calidad”. Cierto es, también, según valora Jesús López que “no son los mejores momentos para el cine comercial, porque las propuestas se agotan y parece que, cada semana, tenemos una película de superhéroes, cada semana tenemos una película de efectos especiales… hay una gran parte del público que ya se ha cansado de ver eso y, en Filmoteca, ofrecemos ciclos donde al menos, la calidad, está garantizada (otra cosa es que gusten más o menos…)”.

Posibles claves del éxito

Para Jesús López, uno de los secretos de los cada vez mejores resultados de la Filmoteca de Albacete es el espacio: “Yo creo que la primera recuperación que hizo la Filmoteca fue el Cine Capitol. El espacio donde se encuentra propicia mucho que haya una gran cantidad de espectadores que se acercan por la inmensa comodidad que supone un cine en el centro, (que es algo que se ha perdido en todas partes en pos de los centros comerciales donde el cine se ha convertido en uno más de los productos que se muestran casi como expositores). El cine requiere una comodidad que se perdió un poco con ese aspecto más comercial que adquirió el de los grandes centros y que, ahora, se está intentando recuperar en algunas ciudades”, explica.

En ese sentido, somos privilegiados: hay pocas Filmotecas que, como la nuestra, tengan su sede en el centro de la ciudad, aunque también contribuye al éxito el hecho de que, como apunta su Director, la Filmoteca “oferte unos títulos que no tienen mucho que ver con lo que se ofrece en otros puntos de la ciudad: o vienes a la Filmoteca a verlos o no los vas a encontrar en ningún otro sitio (porque, por ejemplo, aunque sean películas de relativa cercanía en el tiempo, nosotros las ofrecemos en versión original subtitulada, y eso es algo que no se va a encontrar en ningún otro espacio, y que la gente aprecia mucho)”.

Un “superviviente” solidario

“El Capitol es un superviviente nato”, afirma tajantemente Jesús López: “Desde 1934, es un espacio que ha visto pasar muchísimas cosas: la República, el Franquismo, la Transición, esta Democracia y, ahora, esta crisis… y siempre ha sobrevivido y siempre lo ha hecho muy bien. Es un espacio que está preparado para afrontar una crisis como ésta, y que se ha sabido diferenciar”, explica. Pero, además, se procura que sea un espacio que, en tiempos complicados como estos, “sirva de algo” no sólo porque oferte cine de calidad a precios muy reducidos, sino porque “intentamos que, el público que se acerca, pueda hacerlo colaborando también con los demás. Hay gente que ni siquiera puede pagar esos 2 euros de la entrada. Creemos que está muy bien que el espectador que viene a la Filmoteca, se implique con quien no puede hacerlo”. Con ese sentido se puso en marcha, para este año, una novedosa campaña con el en la que, quien lo desee, en vez de acudir pagando con dinero, puede hacerlo con alimentos no perecederos que van a parar a quien menos tiene.

Sobre los resultados hasta ahora de esta iniciativa, Jesús López explica que “muy pronto sabremos los kilos de alimentos recogidos en la primera fase pero, sobre todo al principio, tuvo muy buena acogida. En abril, por ejemplo, más de 1.000 kilos de alimentos se recogieron seguro”. El mecanismo es sencillo: de martes a jueves, sea la película que sea, pertenezca al ciclo que pertenezca y lo organice quien lo organice, el espectador puede acudir canjeando alimentos por una entrada a su paso por taquilla. Esos alimentos se depositan en un carrito que hay en los accesos y que, los viernes, recogen desde el Banco de Alimentos.

“La idea surgió porque hay muchas necesidades”, nos cuenta el Director de la Filmoteca de Albacete, “gran cantidad de organismos están intentando colaborar a solventar esta crisis. Nosotros, como ya tenemos de por sí un precio tan bajo en las entradas, decidimos que el espectador se implicase más en la campaña y que nuestra ayuda fuese más allá que meras donaciones puntales de recaudaciones de taquilla”, afirma.

Su visión del cine

Jesús López afirma que “antes iba mucho más al cine comercial porque se estrenaba casi todo en la ciudad. Ahora tenemos el problema de que no se estrena todo en la ciudad y, al reducirse esa oferta, vamos a ver las grandes películas que se estrenan por temporada y, a algunas, no vas sinceramente porque, como es mi caso, he llegado a un punto en el que estoy saturado de superhéroes”.

“Sin pelos en la lengua, al cine español le pasa que está muy politizado”, dice el Director de la Filmoteca, quien argumenta esa valoración añadiendo que “hay una campaña mediática que habla muy mal del cine español (y es una campaña injusta, hay que decirlo). Se dice que el cine español está muy subvencionado. Sí, lo está, como también lo está la y la gente va al fútbol, y a la gente no le preocupa en absoluto que los clubes de fútbol deban miles de millones a la Hacienda pública (y que probablemente se los vayan a perdonar)”, expone. Jesús López recuerda que, la industria del cine, ha ayudado también a que nuestro país se conozca más allá de nuestras fronteras: “Por ejemplo, últimamente ha sido portada de muchos medios a nivel mundial la última película de Almodóvar que, en España, vimos hace unos meses. Pues conseguir esa campaña de publicidad de un producto cultural español, si no fuese de Almodóvar, supondría hablar de mucho dinero. Hay numerosos festivales que el monta en el mundo para que se conozca el cine español y, sin embargo luego, de puertas para dentro, muchos piensan que el cine español es malo”. Jesús López es contrario a esta opinión porque considera que, si realmente el cine de nuestro país fuese malo, “no habría dos, tres, cuatro o cinco películas al año que nos parecen a todos muy buenas (sobre todo si tenemos en cuenta que se hacen unas 100 frente a las 2.000 o 2.500 americanas que se estrenan cada ejercicio y de las que, cuando acaba el año, recordamos doce, quince o veinte a lo sumo)”.

Según el Director de la Filmoteca de Albacete, toda Europa entiende que el cine, además de retratarnos tal y como somos sociológicamente, también sirve para convertirlo en nuestra propia Cultura, (como igualmente el cine americano nos ha ido trayendo su Cultura): “El cine es reflejo de nuestra Cultura, y habría que intentar que, cuando vemos algo que hacemos nosotros, también nos parezca que lo hacemos bien. Es verdad que hay una campaña contraria al cine español, sobre todo por enemistad con ciertos actores que se han declarado de un partido político o de otro… pero a los americanos les pasa lo mismo y, a sus espectadores, les da igual ir a ver, por ejemplo, películas de (que se declaró amigo de ) y, para eso, nosotros somos un poquito particulares… Si nosotros hacemos una película de la Guerra Civil (que no se hacen tantas como se dice), al día siguiente el público se queja por ¡otra película de la Guerra Civil!… y, sin embargo, ven al lado en cartelera ”Lincoln” o ”Salvar al soldado Ryan”, y entran a ver la gran película de la Guerra Civil Americana, o la gran película sobre Vietnam… y eso es algo muy curioso”, analiza.

¿Galas de actores como altavoz de sus críticas?

Tras las críticas vertidas (sobre todo al gremio de actores) tras sus reivindicaciones y críticas al Gobierno en galas como la de los Premios Goya de Cine y los Max de Teatro, Jesús López asegura que “me parecería bien o mal el hecho de que se critique el que los actores aprovechen una entrega de premios para lanzar sus reivindicaciones siempre y cuando se critique igualmente cuando lo hacen los americanos”. Y, como a Jesús López, el calificativo “cinéfilo” se le queda corto, no tarda en recordarnos otros ejemplos procedentes del otro lado de nuestras fronteras: “Hace unos años le dieron el Oscar a por Bowling for Columbine y, cuando salió a recogerlo, increpó a Bush por la Guerra de Irak y, al día siguiente, ningún medio español hablaba de vergüenza porque se hubiese utilizado la gala de los Oscar como un podio para hablar contra Bush. Sin embargo, si se hace en los Goya del Cine o en los Max del Teatro, automáticamente los criticamos. No nos acordamos de que, para hablar del genocidio indio, mandó a una india a recoger el premio o de que, para hablar de la Guerra de Vietnam, dijo con aires activistas lo que pensaba; no recordamos que Susan Sarandon habló de que había que erradicar la pena de muerte en EE.UU., ni cómo cargaba contra la caza de animales y el uso de pieles en los César franceses…”, relata. Además, Jesús López cree que hay que tener en cuenta que hablamos de premios gremiales que se conceden entre los propios profesionales y que, estas cosas, “se hacen prácticamente en este tipo de galas de todo el mundo”.

Jesús López recuerda que se criticó mucho a por su intervención en los Goya pasados, “pero es que llevaba sin trabajar tres años. Cuando se habla de los actores como si tuviesen mucho dinero debemos saber que, de esos puede, haber dos o tres (que también tienen derecho a pensar lo que quieran) pero, la gran mayoría, es ajena a esas cifras. Para el Director de la Filmoteca de Albacete, las cosas “son como son”, y no hay que olvidar que “el cine no es sólo Hollywood”, sino que “hay más, mucho más cine. El cine es Resines, es Bardem y, por nombrar también gente de nuestra ciudad, es Juanma Cifuentes o cualquiera de los Chanantes… gente que ha hecho cine y que no cobra un dineral”.

López explica que hablamos de una industria que “paga lo que puede pagar” y que “cuanto menos se vean nuestras películas, menos podrán pagar los productores a quienes las hacen y, detrás de quienes las hacen, hay una cantidad de oficios inmensa: hablamos de electricistas, de técnicos de sonido, de técnicos de imagen, de laboratorios que viven exclusivamente de eso…”. Al hilo de esto, recuerda que “hace poco se sabía que, los laboratorios españoles que se encargaban de los talonajes y de parte de lo que es la postproducción de la película, van a cerrar porque es imposible pagar en España y se van a ir a otros países, y tendremos que hacer nuestras películas y llevarlas luego a Francia o a Alemania para que se terminen allí…”.

El Director de la Filmoteca de Albacete avanza que “va a haber una criba importante en el mundo del Cine porque antes había, por ejemplo, ayudas a la primera película y, ahora, están desapareciendo. Va a triunfar aquel que consiga ciertos apoyos y, aunque triunfe, puede que la película no dé un duro”. En este sentido, nos cuenta que muchos de los protagonistas que pasan por conferencias en la Filmoteca, dicen que “lo difícil no es hacer la primera, sino hacer la segunda. La primera puede ser maravillosa, puedes haber hecho una obra maestra, una película estupenda que todo el mundo de la crítica alabe pero, si no va nadie a verla, el productor no va a confiar en ti para la segunda y, además, ya no hay ayudas para la segunda película, solamente para la ópera prima… Supongo que llegará un momento en el que habrá un sistema de acceso al cine que sea por puro mérito y que, ese mérito, sea a través de canales como Internet, donde el público descubra a un creador”.

Lo que va de año en la Filmoteca

Jesús López admite que le cuesta decantarse por algo de lo que, durante estos últimos meses, ha pasado por Filmoteca porque se confiesa admirador de “casi todo”. “Lo que intentamos es que, en una semana de programación, cómo mínimo haya una película que le pueda gustar al espectador que sea de las seis que programamos”, asegura, “buscamos que, esa panoplia de títulos, nos ofrezca un poquito de todo (desde películas más recientes hasta películas más antiguas). Por ejemplo, en el ciclo que dedicamos a películas de Drácula, tuvimos títulos de los años 20, de los 30, de los 50, de los 90… o en el ciclo de Griffith, todas las películas eran de entre 1910 y 1925. Es bueno que se pueda ver de todo: desde ese cine a cine más reciente (con posibilidades también entre ambos)”.

El Director de la Filmoteca albaceteña afirma que por ejemplo, el ciclo de Drácula “fue muy interesante porque pudimos ofrecer al público cómo se ha visto al mito de Drácula desde Nosferatu hasta el Drácula de 1992 (fecha de la última película que pusimos): fue casi un siglo entero de adaptaciones para ver al personaje. Y lo mismo hicimos el año anterior con Sherlock Holmes, por ejemplo, y eso es algo que me gusta mucho porque, el personaje es el mismo, pero lo vemos de cinco o seis maneras diferentes”.

Además, la Filmoteca de Albacete ha puesto en marcha este año un ciclo muy curioso titulado “Y el Oscar no es para…” con títulos que perdieron (o ni siquiera compitieron en su momento) en categorías en las que se ha consensuado que, el premio, fue a parar a competidores visiblemente inferiores. Sobre esta curiosa iniciativa, Jesús López nos cuenta que surgió un poco “atendiendo aquélla frase de Faemino y Cansado de _lo importante no es ser campeón, es ser subcampeón”, afirma entre risas. El Director de la Filmoteca de Albacete nos explica que “sí es verdad que, a lo largo de los años, venimos recordando películas clásicas o grandes actores que hoy son mitos y que no lograron el Oscar nunca (o ni estuvieron nominados). Es el caso de , , , Stanley Kubrick… y, sin embargo, hay muchísimos ganadores que están olvidados completamente y nadie se acuerda de quiénes fueron… Nos parecía que era un ciclo que podía estar bien”.

Fomento del Cine desde edades tempranas

Hace ya varios años que se viene haciendo ”Filmoteca en Familia” tal y como nos cuenta Jesús López: “Se trata de una película al mes, un sábado, donde hemos tenido oportunidad de incorporar las matinales, que es estaban perdidas”, nos explica, “ofertamos doble sesión, matinal y vespertina e intentamos acercar el Cine a los más con películas diferentes a las habituales (como ha podido ser El ilusionista) y también con otras más conocidas de Disney”.

Además, en Navidad, tiene lugar el Festival de Cine Infantil y Juvenil que, según López, “es un modo de acercar el Cine en formato gran festival: todos los días hay películas diferentes para los chavales (también con sesiones matinales y vespertinas). Es un festival muy propicio para ir por primera vez con tus hijos al cine porque, además, también pasamos cortos y quizá esas sesiones sean más llevaderas para los más pequeños…)”.

Más allá de las proyecciones

La Filmoteca de Albacete ofrece mucho más que proyecciones pero, muchas veces, esas otras cuestiones no son tan conocidas: “En parte es culpa nuestra”, afirma su Director, “y, en parte, culpa de la crisis. Hubo un momento en el que se intentó abrir al público por fin la Mediateca para acceder de modo cotidiano (y de hecho está todo preparado para poder hacerlo). Queda que podamos tener a alguien que se encargue de llevarla adelante, mantenerla, atender al público… Pero es verdad que hay aspectos que se conocen menos de lo que nos gustaría. Por ejemplo, en el hall tenemos diez películas en DVD para que alguien entre (ni siquiera tiene que quedarse a una proyección), e intercambie una de ellas por otra suya: esto se sabe, pero no demasiado, se podría usar más”.

Además, está el importante archivo que, en 2008, cedió que, como explica Jesús López, “intentamos mostrar con pequeñas exposiciones cada cierto tiempo” y otro archivo amplio “con acceso únicamente para quien quiera hacer algún estudio concreto sobre cuestiones o personajes determinadas…”.

El precio del cine

“No es que el cine sea especialmente caro, es que todo es caro en la vida”, dice Jesús López cuando le preguntamos si, el elevado precio del cine ”comercial” en nuestra ciudad repercute positivamente en el número de espectadores que se acercan a Filmoteca (donde el precio no ha variado prácticamente en los últimos años y está establecido, en la entrada general, en dos euros): “Mucha gente me dice que el cine es caro mientras lleva un cubata en la mano que cuesta prácticamente lo mismo. Quizá en nuestro caso, tener las entradas a dos euros, puede ayudar a que el público se acerque más, pero creo que es más determinante para que tengamos un alto número de espectadores el hecho de proyectar las películas en versión original”. De hecho, López nos explica que hace poco han proyectado El lado bueno de las cosas en versión doblada (porque no estaba disponible en 35 mm en versión original) y que, mucha gente, no quiso entrar porque estaba doblada: “Ese tipo de público, que busca ese determinado producto por ejemplo, no desea ver una película doblada, (ni por dos euros ni tan siquiera gratis)”.

El IVA cultural

Sobre las recientes declaraciones del Ministro Wert asegurando que, el Gobierno, estaría dispuesto a revisar en el futuro el denominado IVA Cultural, Jesús López tiene también una opinión muy clara: “No hay más que ver qué IVA tenemos en Francia, en Alemania, en Italia, en Portugal… De hecho, Portugal es un país que acaba de ser rescatado y, su IVA, es el segundo de Europa porque, el primero, es el nuestro. Tenemos el IVA más alto de toda Europa para la Industria Cultural y eso, en verdad, hace mucho daño a lo que es el cine y el teatro en nuestro país. Una cosa es subir el IVA del 8 al 10%, o del 18% al 21% pero, subirlo del 8% (como estaba) al 21%, supone incrementar de golpe el precio de la entrada un 13% y eso, es muy complicado”.

El Director de la Filmoteca de Albacete explica que muchas empresas han tenido que asumir ellas mismas esa subida y que, más que el Cine, lo está sufriendo el Teatro porque “el Teatro, no son sólo las grandes obras o los grandes musicales. El teatro de verdad es el que se hace día a día en muchos pueblos de España, con compañías que están recorriendo nuestra geografía y que están sufriendo en sus carnes el hecho de no cubrir ni lo que les cuesta desplazarse a los lugares en los que actúan. La crisis está haciendo que cada vez más grupos de Teatro tengan que ir a taquilla y, al subirse el IVA, va mucha menos gente porque las entradas son más caras… Tarde o temprano habrá una rectificación, eso seguro porque, al final, hay que ser conscientes de que, cuando se cierra un cine o se cierra un teatro, desaparece el trabajo de mucha gente (más allá de actores y actrices)”.

Verano de cine

Como cada año, la Filmoteca de Albacete se cerrará (para exhibiciones) hasta Feria durante esta época estival, pero nos ofrece tres citas con el llamado ”Cine de Verano” desde la explanada del , en el Parque Abelardo Sánchez: “Los jueves 25 de julio y 1 y 8 de agosto, tendremos tres películas dobladas en homenaje a , la voz del cine por excelencia. Va a estar “Terminator 2”, un James Bond y un Clint Eastwood con “Harry el sucio”. Será un ciclo que, además, intentaremos extender al comienzo de temporada en el Capitol, entre octubre y diciembre probablemente”. Y es que, de mítico a mítico, ningún sitio mejor que el Capitol para llenarse, una vez más, del eco inconfundible de ese ”Sayonara, baby” que nunca seremos capaces de olvidar.

Si desean ampliar las cuestiones abordadas por el Director de la Filmoteca de Albacete, Jesús López, durante esta entrevista en los “Encuentros Digitales” de La Cerca, les invitamos a visionarla al completo a través del vídeo enlazado a este texto.