Pablo Hermoso de Mendoza

Bonito espectáculo nos ha hecho pasar la cuadra de Pablo. Un solo rejón de castigo le ha colocado a su primer toro de para cambiar el tercio. En banderillas ha sacado a “Chenel”, caballo castaño con unos movimientos al quiebro muy emocionantes. Seguidamente a “Ícaro”, caballo de capa baya muy vistoso, colocando las banderillas en unos terrenos que solo los caballos de Pablo se meten. Finalizando con banderillas cortas, ha sacado a “Pirata”, tordo en fase blanca, donde también lo ha utilizado para matar. Lo ha matado de un pinchazo hondo en muy mal sitio y ha perdido los trofeos. Lo han premiado con una ovación.

El segundo de Pablo también ha recibido un solo rejón de castigo antes de cambiar el tercio. En banderillas con “”, caballo castaño y con “Manolete” tordo rodao, ha ofrecido un espectáculo extraordinario, pero al igual que en su primer toro, la mala utilización del rejón de muerte le priva de trofeos. Un pinchazo y un rejonazo trasero tiene que emplear para darle puerta al de Bohórquez. Recibe ovación y saluda desde el tercio.

El segundo de la tarde, toro de Victoriano del Río, ha sido noble y con fijeza, pero quizás con falta de repetición en los muletazos que le ha planteado Castella. Ha recibido una vara muy desordenada haciendo sonar el estribo del caballo. En banderillas el subalterno Ambel Posada, ha colocado un par merecedor de la ovación del público saludando montera en mano. La faena de muleta la ha empezado por estatuarios y rematando por bajo. El francés ha estado en todo momento por encima del toro, trasteando y probando hasta que le ha sacado varias tandas muy buenas. Cuatro pinchazos, un bajonazo en un sitio muy feo y un descabello ha tenido que emplear para despacharlo. Silencio para Sebastián en los tendidos.

El quinto toro de la tarde, toro muy astifino y veleto de Victoriano del Río, tampoco lo ha podido lancear con el capote el francés. En el caballo ha echado la cara arriba. La faena de muleta la inicia sentado en el estribo de la barrera, llevándoselo a los medios con gusto, pero al torear en redondo no le ha dejado opciones de triunfo. Derrotando tras finalizar el muletazo y con poco son en su embestida. Media estocada algo contraria y un descabello tras un aviso, ha tenido que emplear para matarlo. Mala fortuna para Castella con los aceros.

Sin duda alguna ha sido su tarde. El primero que le tocó en suerte fue un “regalito”, echando la cara arriba en el caballo y en banderillas, que a punto estuvo de prender al banderillero al colocarle un par. Toro con peligro buscándole los tobillos al torero tras finalizar el muletazo, pero a base de constancia José María se lo lleva a los medios y tras probarlo muy despacio y haciéndole las cosas con mucha cabeza, logra meterlo en la canasta y le da varias tandas con la derecha y con la izquierda con firma Manzanares. El público se emociona y tras una buena estocada, lo premian con una oreja.

La faena de la tarde ha sido sin duda la del sexto. Lo recibió de capote como solo José María sabe hacerlo. Verónicas mecidas y acompasadas, terminando con una media dejándose al toro en las zapatillas. El toro era noble y así lo ha demostrado en el caballo metiendo el cuello debajo del peto. La cuadrilla también ha estado de sensación saludando montera en mano tras su participación en banderillas. Con la mano derecha ha sido una faena muy reposada y emocionante. Por el pitón izquierdo nos ha hecho levantarnos del tendido y aplaudir con ganas. Toda la plaza era un clamor y tras propinarle una soberbia estocada, lo premian con las dos orejas del noble Victoriano del Río.