La Comisión para la Investigación Técnica de Accidentes de (Citaam), dependiente del , ha entregado a la juez de Instrucción número 13 de el informe técnico pericial que ha elaborado sobre el accidente del militar A400M ocurrido en las inmediaciones del aeropuerto hispalense el día 9 de mayo de 2015 y que se saldó con cuatro de sus ocupantes fallecidos, uno de ellos de Albacete.

En un comunicado de prensa, el (TSJA) ha informado de que, tras recibir este informe realizado para aclarar las causas del accidente, la juez ha dado traslado del mismo a la Fiscalía y al resto de partes personadas en este procedimiento.

Así, la juez ha dado a las partes un plazo de 30 días para que presenten las alegaciones que estimen pertinentes y manifiesten su criterio sobre continuar con la instrucción o archivar la causa. La Citaam, en este tiempo, ha solicitado a la juez diversas prórrogas para finalizar su trabajo.

Inicialmente, trascendió que los motores 1, 2 y 3 del Airbus A400M que se estrelló en Sevilla experimentaron una congelación de la potencia nada más despegar y los pilotos no lograron controlarlo, tras lo cual tuvo lugar el accidente.

Así lo informó Airbus Defence and Space a todos los operadores del A400M, basándose en las lecturas del DFDR (registrador de datos) y del CVR (registrador de voces) del avión y los análisis preliminares llevados a cabo por la Citaam con el asesoramiento de representantes del grupo aeronáutico europeo.

La investigación, así, confirmó que los motores 1, 2 y 3 del avión experimentaron una congelación de la potencia nada más despegar del aeropuerto de Sevilla y no respondieron a los intentos de la tripulación de controlar los niveles de potencia de la manera habitual. Sólo el motor 4 respondió a las demandas de aceleración.

LA CAUSA

En esta causa, cabe recordarlo, están personados tanto Airbus como las familias de los cuatro fallecidos, que fueron el piloto, ; el copiloto, , y los ingenieros y , natural éste último de (Albacete).

Además, están personados en la investigación judicial uno de los dos supervivientes del accidente y los propietarios de la finca agrícola donde cayó el avión siniestrado.

La tripulación del avión siniestrado a las 13,00 horas del 9 de mayo de 2015 estaba formada por el piloto, el copiloto, un mecánico y tres ingenieros, todos ellos trabajadores españoles del grupo aeronáutico europeo Airbus. Cuatro de ellos fallecieron y otros dos, concretamente un ingeniero y un mecánico, resultaron heridos graves y fueron ingresados en distintos centros hospitalarios de la capital hispalense.