El escrito de acusación de la Fiscalía, al que ha tenido acceso Europa Press, recoge que, en los últimos días de septiembre de 2015, una de las acusadas envió a la otra acusada, a través de Whatsapp, un vídeo.

El archivo contenía imágenes en las que aparecía la víctima de los hechos practicando una felación a un individuo. La acusada que recibió el vídeo, de un contenido sexual explícito, lo reenvió, a su vez y por la misma vía, un amigo de ambas procesadas.

Cuando la persona afectada por estos hechos tuvo conocimiento de la difusión de las imágenes, padeció un trastorno adaptativo mixto.