En su escrito de acusación, al que ha tenido acceso Europa Press, la Fiscalía recoge que los hechos ocurrieron el 24 de febrero de 2012, en (Albacete).

Sobre las 18.30 horas de ese día, uno de los acusados entró en la joyería y pidió a la dependienta que le enseñara unas joyas que no se encontraban a la vista, con la finalidad de localizar el lugar donde se guardaban las mismas, y se marchó del establecimiento sin realizar compra alguna e informando acto seguido a su compinche, otro de los acusados, de lo averiguado.

Con esa información, instantes más tarde, sobre las 18.50 horas, el otro acusado entró en la citada joyería, en compañía de una mujer que no ha podido ser identificada, y realizó una compra, aunque permaneció en el establecimiento tras haber efectuado la misma.

En ese momento llamaron a la puerta del negocio las otras dos acusadas, que solicitaron de la dependienta que les mostrara varios relojes, procediendo, al mismo tiempo, el acusado que aún estaba en la joyería y su acompañante, a pedirle a la dependienta que les mostrara unos pendientes del escaparate, todo ello con intención de distrarer a la empleada.

Entonces, el acusado se aproximó a la caja fuerte del establecimiento, lugar donde el primer acusado le había indicado que se guardaban las joyas, y se apropió de dos mantas que contenían diversos cordones, cadenas y gargantillas.

Sin embargo y a pesar de la maniobra de distracción, la dependienta se percató de la sustracción que se estaba produciendo por lo que requirió al acusado que devolviera las joyas sustraídas, ante lo cual éste cogió la tapa de una bombonera de cristal haciéndole gestos amenazantes.

Aún así, la dependienta le cogió del brazo y el acusado la amenazó y le dio un fuerte empujón para soltarse, al tiempo que las dos acusadas le hacían de pantalla, llegando una de ellas a empujar a la dependienta y consiguiendo todos huir del establecimiento con las joyas, que no han sido recuperadas y cuyo valor ascendía a 17.791,15 euros.

La Fiscalía solicita, puesto que los cuatro acusados son de nacionalidad extranjera, que se sustituya la pena de prisión por la de expulsión del territorio nacional por un periodo de siete años.