El escrito de acusación de la Fiscalía, al que ha tenido acceso Europa Press, recoge que sobre las 16,30 horas del 18 de noviembre de 2014, los cuatro acusados de robo se dirigieron a una finca de .

Tras saltar la valla que la rodeaba, se apropiaron de seis corderos que introdujeron en el vehículo de uno de ellos, y se marcharon del lugar. Los animales fueron comprados posteriormente por el otro acusado, a sabiendas de su procedencia ilícita.

Se da la circunstancia, además, de que el 11 de noviembre de 2013, una persona dejó las llaves de su casa, en Villarrobledo, a uno de los acusados, que le había manifestado su intención de alquilar la vivienda.

Entre los días 12 y 18 de noviembre de 2013, el acusado que tenía las llaves, con los otros tres con los que robó los corderos, entraron en la citada vivienda y se apoderaron de los muebles de una alcoba completa, dos armarios, un televisor, un frigorífico, una lavadora, seis muebles de cocina, encimera, placa de inducción, horno, microondas, mesa de comedor y cuatro sillas, valorados en 8.700 euros, y causando daños en la vivienda que ascienden a la cantidad de 518 euros.