En el escrito de acusación de la Fiscalía, al que ha tenido acceso , se indica que los hechos ocurrieron sobre las 22.30 horas del 22 de julio de 2016, cuando el procesado, boliviano y en prisión provisional por esta causa desde el 25 de julio de 2016, estaba en su casa, en Albacete, donde residía junto a otras personas de su misma nacionalidad, entre ellas la víctima, cuando se produjo una fuerte discusión entre el procesado y su expareja.

Durante ésta, el procesado agarró a la mujer del cuello y le propinó varias bofetadas. Ante esta situación, uno de los compañeros de piso del acusado, que estaba presenciando los hechos, intervino en defensa de la mujer, recriminando al agresor su actitud.

Por ello, se inició entre ellos dos una fuerte discusión entre ambos, y aunque el compañero de piso abandonó la vivienda, el acusado le siguió y empezaron a golpearse en el rellano, hasta que fueron separados por sus otros compañeros de piso.

Cuando el agredido ya estaba en la calle, el acusado asomó la cabeza por el portal y le amenazó. “Te voy a matar hijo de perra, espérate que ahorita te mato”, dijo, y se volvió a meter en el edificio.

Transcurridos unos segundos, el acusado volvió de nuevo a la calle con un cuchillo de grandes dimensiones. Tras volver a amenazarle con matarlo, comenzó a correr tras la víctima y, al alcanzarlo, le lanzo varias cuchilladas, dirigidas al pecho, al corazón y al estómago, que le rozaron pero no le alcanzaron de lleno, al esquivar el agredido los golpes.

Como consecuencia de la agresión, la víctima sufrió lesiones en zona lateral, entre la séptima y octava costilla, de unos siete centímetros de longitud y con profundidad superficial, de las que tardó en curar tres días.