El escrito de acusación de la Fiscalía, al que ha tenido acceso , recoge que el acusado, funcionario de la Unidad de Recaudación del Servicio de Gestión Tributaria del Ayuntamiento de (Albacete), se apoderó de diversas cantidades de dinero entre los años 2008 y 2011.

En algunas ocasiones, el acusado procedía al cobro de diversos impuestos, como el Impuesto de Circulación de Vehículos, IBI, recibo de Aguas, basura y alcantarillado, y, aunque entregaba a los contribuyentes los justificantes de pago, no llegaba a ingresar el dinero recibido en la cuenta bancaria titularidad del Ayuntamiento o en la Caja Municipal.

Con posterioridad, dichas cantidades les eran reclamadas por el Ayuntamiento a los administrados, al figurarles los recibos como pendientes de pago y en ejecutiva, a pesar de haber pagado el impuesto con normalidad.

También se valía el acusado de los recibos que se encontraban en vía ejecutiva, personándose en el banco y procediendo a cobrar las cantidades de las cuentas titularidad de los contribuyentes ya que el acusado, entre las funciones que tenía encomendadas, se encontraba la de realizar notificaciones a los deudores una vez transcurrido el período voluntario de pago, teniendo así conocimiento de los que eran deudores frente al Ayuntamiento.

De esta forma, cobraba personalmente los impuestos a los contribuyentes, de los que recibía el dinero en mano, y no lo ingresaba al Ayuntamiento.

Tras conocer el Ayuntamiento el expolio llevado a cabo por el acusado, éste, voluntariamente, solicitó que le fueran retenidos de su nómina 100 euros mensuales, desde febrero de 2012, habiendo acumulado hasta la fecha, a favor del Consistorio, la cantidad de 2.500 euros.

Las cantidades sustraídas por el acusado al Ayuntamiento ascienden a la cantidad de 14.080 euros, cuantía que el Ayuntamiento reclama en concepto de indemnización.