El escrito de acusación de la Fiscalía, al que ha tenido acceso , recoge que los hechos ocurrieron sobre las 3.25 horas del 16 de octubre de 2015 en Albacete.

El acusado se dirigió al restaurante chino y, tras manipular la puerta de entrada, comenzó a empujarla hasta lograr finalmente abrirla, entrando en la antesala del establecimiento.

Una vez allí, se dirigió a las tres máquinas expendedoras de bolas que había en esa zona, las arrojó al suelo y las forzó con un hierro largo, hasta que pudo abrirlas.

Tras apoderarse de la recaudación que tenían las máquinas, se marchó del lugar, aunque volvió alrededor de dos horas más tarde, con unas bolsas, en las que metió las bolas de dos de las tres máquinas.