El escrito de acusación de la Fiscalía, al que ha tenido acceso , recoge que el acusado trabajaba en una gasolinera de Hellín la noche del 13 al 14 de abril de 2008 y aprovechó que estaba solo para coger el dinero de la caja registradora de la tienda contigua a la estación de servicio.

A continuación, introdujo la cantidad que había cogido en dos máquinas recreativas tragaperras y seguidamente cortó el cable de alimentación de una de ellas y forzó las puertas interna y externa, apoderándose del dinero de su interior, que eran unos 600 euros.