En el escrito de acusación, al que ha tenido acceso , se plantea que el acusado, de nacionalidad dominicana, trabajaba, en la madrugada del 2 de diciembre de 2013, de pinchadiscos en un bar de la capital, al que entraron las dos víctimas, de nacionalidad rumana.

Como una de las víctimas se había quedado dormida sobre la barra del bar y, cuando llegó la hora del cierre, no querían marcharse, el acusado les golpeó con un taburete en la cabeza a ambos.

A consecuencia del golpe, una de las víctimas sufrió una herida de entre 9 y 10 centímetros en la cabeza y erosiones en la mano derecha y el tobillo derecho, y necesitó de puntos de sutura. Tardó en curar nueve días, en los que estuvo de baja, y le ha quedado como secuela una cicatriz en la cabeza.

El otro agredido sufrió traumatismo craneal leve que sólo necesitó de asistencia facultativa y tardó en curar de sus lesiones ocho días.