Como ya ocurriera el pasado año, el ganado previsto para la corrida de rejones de la Feria Taurina de Albacete, en esta ocasión de Bernardino Píriz, no pasó los reconocimientos previos. En su lugar, se lidiaron a caballo los astados de Luis Terrón Díaz, el mismo hierro que curiosamente sustituyó a la ganadería de en el festejo celebrado en el coso albaceteño el 15 de septiembre de 2009. Toros desiguales en presentación y mansos, que impidieron en varias ocasiones el lucimiento de los caballos.

Casi lleno en la plaza de Albacete en un festejo en el que tradicionalmente suele colgarse el cartel de “no hay billetes” y muchas ganas de aplaudir en los tendidos a tres grandes profesionales en el arte del toreo a caballo.

El madrileño afincado en Tarancón, Sergio Galán, abría plaza demostrando su buen hacer a caballo, controlando en todo momento las distancias con el toro y estando certero en el tercio de banderillas, sobre todo con la tercera larga.

Tras un efectivo y fulminante rejón de muerte, Sergio Galán paseó una oreja ovacionado por la afición albaceteña por su actuación.

Con el cuarto de la tarde, destacó galopando a dos pistas por el coso albaceteño. Una vez más, estuvo sublime en la muerte suprema a lomos de “Fando”, cortando una oreja al segundo de su lote y saliendo a hombros de la plaza de Albacete.

El número dos en el escalafón de rejoneadores, Diego Ventura, llegaba al coso albaceteño después de haber triunfado en plazas tan importantes como las de Madrid, Sevilla y Valencia en la presente temporada.

El jinete arrancó el aplauso en los tendidos después de cada banderilla, ovacionado tras la cuarta.

Ventura estuvo sensacional en el galope a dos pistas, haciendo gala de la magistral doma de su caballo en las banderillas cortas.

A pesar de las complicaciones que impuso el animal a la hora de entrar a matar a lomos de “Califa”, “un toro brusco y muy deslucido para los caballos”, según señalaba el jinete, el portugués afincado en Sevilla, cortó oreja tras pinchazo y buen rejón de muerte.

Con el segundo de su lote, realizó una sensacional faena, escuchando ovación en el tendido en el tercio de banderillas y enloqueciendo al público a lomos de ” Morante”, un caballo que lanzaba bocados al quinto de la tarde.

Diego Ventura perdió la oportunidad de salir a hombros en Albacete junto a sus compañeros de terna, tras fallar en repetidas ocasiones con el rejón de muerte, saludando tras fuerte pero no meritoria petición tras cinco pinchazos, rejón trasero y caído y un descabello.

Un año más, Leonardo Hernández volvía a la Feria Taurina de Albacete, en la que en 2009 no consiguió ningún trofeo, haciendo vibrar al público sobre sus caballos, y demostrándo porqué se encuentra entre los primeros puestos del escalafón de rejoneadores a pesar de su juventud.

En este sentido señalaba, en declaraciones a La Cerca Televisión, que aunque las claves de su éxito dependen de muchos factores, principalmente se debe a su ambición. “Me han llegado cosas muy bonitas y muy importantes siendo muy joven y tengo que asimilarlo bien y arrear cada día más”, añadía.

En el primero de su lote, el mejor del envío, pierde el rejón de castigo a lomos de “Cairel”, remontando la faena sin ninguna dificultad. Leonardo Hernández calienta el tendido demostrando su valentía delante de su oponente cabalgando a dos pistas.

En el tercio de banderillas, quiebra el vieje del toro en varias ocasiones, en la quinta incluso dentro de los terrenos del animal.

Con las cortas, que colocó al violín, recibió una sonora ovación por parte de la afición. Tras bajonazo y descabello, Leonardo Herández recibe una merecida oreja.

El joven jinete destacaba la importancia de una plaza como la de Albacete señalando que “disfruto mucho viniendo aquí porque me entiendo muy bien con su afición y porque para mí es una de las coridas más bonitas y especiales de la temporada”.

Con el que cerraba plaza, el torero a caballo vuelve a enloquecer al público en el tercio de banderillas, arriesgando en las distancias y colocando al violín las cortas. Tras rejón efectivo, Leonardo Hernández corta su segunda oreja de la tarde, marchándose de la plaza de Albacete a hombros y sumando un nuevo triunfo a los conseguidos esta temporada en Madrid, Sevilla y Nimes.