Este sábado, 22 de junio, daban comienzo las fiestas del Barrio Sepulcro-Bolera de la capital albaceteña, que se prolongarán hasta el 24 de junio en honor a su patrón .

Una celebración que ha estado magníficamente presentada por la periodista y que ha tenido como preámbulo al Pregón la actuación del Grupo de Coros y Danzas ‘Abuela Santa Ana’.

Los diversos actos festivos organizados por la se prolongarán hasta el 24 de junio, y van desde Carreras Populares, Almuerzos Barbacoa, Juegos Infantiles, Campeonatos de Diana para Socios o Actuaciones Musicales para el domingo 23 de junio, hasta una Gran Chocolatada con Churros para socios, el XIV Campeonato de Truque, Feria Infantil, Comida de Hermandad, Campeonato de Juego de la Rana y el Fin de Fiestas que tendrá lugar a las 21.00 horas del lunes, 24 de junio.

Tanto Alemañy, presidente de la Asociación de Vecinos del Barrio Sepulcro-Bolera, como el resto de miembros de la misma, así como los socios de dicha Asociación, se han volcado en estas celebraciones que han estado preparando durante todo el año con mucho cariño e ilusión.

El Pregón de las Fiestas de este año ha sido realizado por Serna, Director General (CEO) del Grupo Multimedia de Comunicación La Cerca que, habiendo pasado su infancia y juventud muy cerca de este barrio emblemático de Albacete, ha ido relatando algunas de las anécdotas y curiosidades vividas durante esos años, describiendo los distintos momentos, desde el punto de vista histórico, y aludiendo a algunos de los lugares ya inexistentes que han servido para recordar a los asistentes la historia pasada de un barrio que pasa por ser uno de los más antiguos de Albacete.

Manuel Lozano, durante el Pregón de las Fiestas del Barrio Sepulcro-Bolera, ha hecho un alegato para “integrar, de manera activa y participativa, a la Ciudadanía en los asuntos de gobierno del Ayuntamiento de Albacete”.

La Asociación de Vecinos del Barrio Sepulcro Bolera fue creada hacer 41 años y es también una de las más antiguas en constituirse como tal en Albacete.

Manuel Lozano, además de revivir parte de la historia de este Barrio del Sepulcro-Bolera ha hecho especial énfasis, durante el final del Pregón, en “integrar, de manera activa y participativa, a la Ciudadanía en los asuntos de gobierno del Ayuntamiento de Albacete”.

Lozano ha hecho, durante el Pregón de las Fiestas, un alegato en defensa de una mayor presencia de la ciudadanía, no solo de voto sino participativa, activa y presente, en las instituciones políticas.

Tras el Pregón realizado por Manuel Lozano Serna han sido homenajeados los socios Juan Coy y , un bonito gesto que ha levantado la sensibilidad y el cariño de los vecinos asistentes al acto de inauguración de las fiestas del Barrio Sepulcro-Bolera.

Posteriormente han tenido lugar también distintas intervenciones de los algunos de los representantes de los partidos políticos (concejales del Ayuntamiento de Albacete) asistentes al acto, entre los que se encontraban: y , en representación del PSOE; Laura Avellanada por Ciudadanos; y , y María de los por el . Todos los asistentes han podido compartir, tras las distintas intervenciones, un aperitivo de hermandad organizado por la Asociación del Barrio Sepulcro-Bolera, que ha permitido socializar un poco más al movimiento ciudadano junto a los políticos asistentes.

Este domingo y hasta el lunes, 24 de junio, festividad de San Juan, patrón del Barrio y de la ciudad de Albacete, van a tener lugar diversos actos de ocio, deportivos y festivos que, sin duda, servirán para sacar a los ciudadanos a la calle y compartir experiencias y sensaciones.

DISCURSO COMPLETO DEL PREGÓN REALIZADO POR MANUEL LOZANO SERNA, DIRECTOR GENERAL (CEO) DEL GRUPO MULTIMEDIA DE COMUNICACIÓN LA CERCA

Buenas noches.

Saludos al presidente de la Asociación del Barrio Sepulcro-Bolera, a la Junta Directiva y al resto de vecinos y vecinas del Barrio.

Saludos a la presentadora del acto, la periodista Natividad Gómez Redondo, así como a las autoridades asistentes…

Cuando el presidente de este Barrio Sepulcro-Bolera, Manuel Matías Alemañy, me propuso ser el Pregonero de vuestras fiestas, lo primero que pensé es en la enorme responsabilidad que ello conlleva, y por otro lado el honor y orgullo de ser la antesala de todo un trabajo que se va realizando en el día a día de todo el año y que finalmente ve la luz durante estas fiestas en honor a vuestro patrón, San Juan, y que tienen lugar del 22 al 24 de junio. Me siento halagado y honrado por esta denominación, por tanto mi gratitud eterna.

Junto a este Barrio pasé mi infancia, mi juventud… junto a él estudié el Bachillerato de la época… y, curiosidades de la vida, junto a él, ya casado, he formado un hogar y una familia junto a mi mujer y mis hijos.

Con lo cual, querido presidente Manuel, Junta Directiva del Barrio Sepulcro-Bolera y vecinos y vecinas de este querido barrio albaceteño, muchas y sentidas gracias por este gran honor.

En febrero del pasado año 2018 se puso en marcha el programa “Ciudadanía en Marcha”, al cual el Grupo Multimedia de Comunicación La Cerca, del que forma parte el periódico digital La Cerca (www.lacerca.com), está dedicando espacios en su televisión online (vía streaming), y que están sirviendo al movimiento vecinal para mostrar las diversas cuestiones, tanto reivindicativas, como de puesta en valor de actividades e iniciativas, que desde cada una de las 34 Asociaciones que integran la Federación de Asociaciones de Vecinos, Consumidores y Usuarios de Albacete (FAVA) estimen oportuno dar a conocer a todo el mundo.

Es el caso de las Fiestas de San Juan del Barrio Sepulcro-Bolera que con tanto acierto han organizado sus vecinos de la mano de la Junta Directiva de su asociación y que dan comienzo este mismo viernes, prolongándose hasta el próximo lunes, 24 de junio, festividad de , patrón, además, de la ciudad de Albacete.

Hoy podría hacer un discurso basado en contar la historia de este legendario Barrio del Sepulcro–Bolera de Albacete, y hablar de las ermitas que se asentaban en estos lugares, según consta en los libros de la historia de la ciudad. Hay documentación al respecto de la Ermita del Sepulcro y de la Ermita del , y de la gran popularidad de la que gozaron los Pasos de una Procesión que se realizaba por la zona circundante a estas ermitas, siempre, como digo, según algunos libros consultados.

También podía contaros que, efectivamente, y siempre según los libros de historiadores y estudiosos de Albacete, en esta parte alta de la ciudad existían varios Molinos que, tanto movidos por el viento, como por el agua, servían para moler el trigo.

O podía recordaros a algunos e informaros a casi la mayoría (por cuestión de edad) (aunque yo no lo viví), que el primero de los campos de fútbol donde jugó el Albacete Balompié se situó aquí al lado. Fue llamado Estadio Parque de los Mártires, también conocido como el Cinegético.

Propiedad del Círculo de Cazadores, estaba ubicado en los aledaños del llamado en la actualidad Parque de Abelardo Sánchez y casi colindaba con las primeras tierras pertenecientes a este Barrio Sepulcro-Bolera. Era de tierra y contaba con gradas de madera en la preferencia, además de palcos.

Fue el estadio del Albacete Balompié hasta la Feria de septiembre del año 1960 cuando se inauguró el actual campo de fútbol con el nombre de .

Pero yo no soy historiador, sino Economista y Asesor Fiscal, y desde hace 21 años director del periódico digital La Cerca (www.lacerca.com), decano de la prensa digital en CLM, y estoy convencido de que estos asentamientos de las ermitas citadas, así como la propia historia de este Barrio y sus aledaños, son por todos vosotros mucho más conocida que lo que humildemente yo os pueda contar. Además, entre vuestros compañeros de barrio tenéis a verdaderos eruditos en materia histórica, de patrimonio y antropología que seguro podrían poner luz y taquígrafos a las raíces de un Barrio que es tan antiguo como casi el propio Albacete.

Entiendo que, si he sido elegido como antesala del comienzo a las Fiestas de este legendario y querido Barrio de Albacete, el Sepulcro–Bolera, es más por mi implicación e interés en la política activa y participativa de la Ciudadanía, en los asuntos de Gobierno que atañen a la gestión social, cultural, económica y, por supuesto, urbanística de la ciudad, que por otro tipo de asuntos.

Enhorabuena a la FAVA por su compromiso constatado con la ciudad de Albacete y a todos los barrios que la integran. Hoy quiero personalizar esta felicitación en el Barrio anfitrión que nos ocupa y que es el Sepulcro–Bolera, y en su representación a Manuel Matías Alemañy, su Presidente; a Francisco Collado Trueba, su Tesorero; a , Vocal y a , profesor y especialista en temas relacionados con el Patrimonio y la Antropología, y por supuesto al resto de los miembros de su Junta Directiva y, de manera especial, a todos los vecinos y vecinas de este querido Barrio albaceteño.

Por cierto, esta Asociación de Vecinos del Barrio Sepulcro-Bolera lleva ya 41 años funcionando, por lo que se me antoja que será de las más antiguas de toda la ciudad de Albacete.

Ya de entrada os digo a todos los presentes que soy un ferviente defensor de integrar, de manera activa y participativa, a la Ciudadanía en los asuntos de gobierno del Ayuntamiento de Albacete. Entre otras cosas porque debemos ser los ciudadanos los que tengamos la legitimidad y el derecho de decidir el qué, el cómo, el cuándo y el dónde de nuestras ciudades, así como el futuro de las mismas.

Estar en este Barrio Sepulcro-Bolera supone volver a mi niñez, hace ya ‘taitantos’ años, y revivir una época donde la solidaridad se palpaba en el día a día, y donde la convivencia fraternal de los vecinos era la piedra angular de ser y hacer de todas las personas. Soy consciente que esa solidaridad y que ese concepto de compañerismo sigue existiendo y latiendo, y es algo a destacar en este Barrio del Sepulcro–Bolera, algo por lo que os felicito y os envidio.

Seguro que muchos de los aquí presentes de este Barrio del Sepulcro-Bolera recuerdan el placer de tomar el fresco en la calle en esas interminables noches de verano calurosas.

La vida moderna se impone a la tradición y cada vez es menos habitual ver gente disfrutando de las noches de verano tomando el fresco, sin embargo, en este Barrio, estas tradiciones todavía siguen vigentes para bien de la sociabilidad entre sus vecinos y vecinas.

Más allá de ser una declaración de intenciones, es una oda a una forma de vida en los Barrios. Aquella en que se disfrutaba del aire fresco que soplaba entre las casas. Aquella en la que se hacía vida de barrio, en la que se compartían buenos momentos con los vecinos, unidos a menudo por el simple gesto de sacar una silla a la calle para gozar del aire fresco al caer la noche.

Esta frase (salir a tomar el fresco) cae en el olvido y recuerda que cada vez se pierden más y más rápidamente las tradiciones en favor de una vida fugaz, de ritmo rápido y sin momentos para el relajo.

Mi infancia la viví a escasos metros de donde estamos ahora mismo, en la calle Arquitecto Vandelvira, y nuestro marco de actuación social (de la ‘pandilla’ en la que me movía), era desde esa calle hasta el colegio/residencia de la que está aquí al lado, y que era donde veníamos a hacer gimnasia y deporte dos días a la semana, aunque las clases normales las hacíamos en la calle Pérez Galdós, que es donde la Academia Cedes tiene las aulas, compartidas ahora con las de las instalaciones situadas aquí, justo al lado, donde los profesores nos enseñaban las distintas materias.

Venir, como os decía, desde la calle de Arquitecto Vandelvira a jugar a esta parte elevada de la ciudad, ahora llamada “Alto de los Molinos” suponía para los chiquillos de mi época toda una odisea que, prácticamente, se tornaba en una excursión. Y venir a corretear entre las calles del Barrio del Sepulcro-Bolera toda una experiencia, como si de ir de viaje a otro pueblo se tratara.

Los vecinos de este Barrio del Sepulcro–Bolera siempre han sido gente trabajadora, sufridora, humilde y solidaria y yo así lo recuerdo porque mis padres tenían aquí a algunos de sus muchos compañeros y amigos.

Pero sobre todo recuerdo a sus gentes conviviendo en su calles, y digo bien, conviviendo en sus calles, porque antes, de manera especial en los barrios, la gente hacia mucha vida social en la calle. Todo el barrio era una familia que te daba seguridad, conciencia de sentirte protegido y amparado ante las dificultades, especialmente las económicas, que en aquellos años 60 y 70 (que son las que yo recuerdo) no eran especialmente boyantes, económicamente hablando.

Recuerdo, igualmente, esas noches de verano cuando nuestros padres se venían a cenar con sus merenderas a una gran explanada, que es donde se situaba la Bolera, palabra que forma parte del nombre que lleva este Barrio. Bolera que estaba situada aquí al lado y en la que los chiquillos jugábamos sin mayor peligro ni preocupación por nuestros padres hasta bien entrada la noche. Obvio decir que, efectivamente, en la citada Bolera, se jugaba a los bolos; no estaba de adorno.

Recuerdo esas magníficas viandas que, debidamente alojadas en esas merenderas, consistían (cuando se podía, que no era siempre) en tortillas de patatas, conejo con tomate y, por supuesto, el clásico pisto manchego, además del moje de tomate con su cebolla y aceitunas. ¡Toda una fiesta gastronómica para la época!

Lógicamente no faltaba el típico porrón que, con vino y gaseosa, ayudaba a pasar los “malos tragos” de una vida que en aquellos tiempos no fue nada fácil para casi nadie.

No sé si era poco o mucho lo que nos ofrecía la vida, lo que sí que sé es que eran unos momentos familiares entrañables donde, junto con mis padres, se juntaban otras muchas familias que compartían sus viandas, sus problemas, sus vivencias y sus inquietudes. Todo se desarrollaba bajo el espíritu que da la nobleza y la humildad de las gentes de aquella época.

La solidaridad, el compañerismo, la complicidad de compartir los problemas y hacerlos tuyos es una de las cosas que más echo de menos de aquellos años.

La citada Bolera quiero recordar que después se convirtió en un centro de ocio y disfrute, -una sala de verano-, llamado algo así como Whisky Club, para, posteriormente, convertirse en una chatarrería y, tras su cierre, y al cabo de los años, ser absorbida por los planes de ordenación urbanística de Albacete.

Recuerdo igualmente el almacén de construcción de la empresa y Valiente, justo en la explanada que hay donde acaba el Colegio de la Academia Cedes y la actual sede de Cáritas, que se extendía hacia la Carretera de Circunvalación y, donde en sus alrededores, lo chiquillos íbamos a buscar trozos de mármol para ‘jugar al casco’. Juego que tenía como elemento a unos trozos de esta roca, debidamente pulidos y redondeados, para después intentar situarlos lo más cerca posible de unas rayas que pintábamos en el suelo de tierra, a cierta distancia, y donde ganaba el casco que, tras lanzarlo con la mano, más cerca quedaba de las mismas. Como podéis ver, las Playstation, los móviles y cualquier otro artilugio electrónico brillaban por su ausencia. ¡Desde luego lo que está claro es que gastábamos poco dinero en pilas!.

Después vino una etapa más juvenil, donde estudié el en Masculino. Este Instituto se llama (aquí al lado, frente al campo de fútbol) pero todos lo conocíamos como el Masculino. Todavía en aquellos años de la década de los 70 del pasado siglo los “niños iban con los niños y las niñas con las niñas”; unos a este Instituto Masculino y las otras al Instituto Femenino de la Avenida de España, llamado del Bachiller Sabuco.

Menos mal que, aunque la dictadura de la época impedía que los “chicos y la chicas” fueran juntos a las escuelas y a los institutos, no prohibía que pudieran salir juntos a pasear por las calles, si no, posiblemente muchos de los más jóvenes aquí presentes hoy ni siquiera existirían. ¡Menos mal!

Y os tengo que confesar que una de las cosas que recuerdo, en este caso de manera olfativa, era el olor tan desagradable que, sobre todo cuando el viento soplaba hacia el Instituto, venía de una granja de cerdos que había a unos cientos de metros de éste y que, dependiendo de la temperatura de los días y de la fuerza de ese viento, hacia insoportable la estancia en las aulas.

Supongo que algunos protestarían y aquella granja de cerdos cerró al cabo del tiempo.

Seguro que algunos de los vecinos más veteranos de este Barrio Sepulcro-Bolera, recuerdan esta granja de cerdos y el horrible olor que desprendía.

El caso es que los años fueron pasando, y toda esta extensión de terrenos, donde se situó parte de mi vida infantil y juvenil, fueron dando paso, como antes he comentado, al desarrollo de los planes urbanísticos y poco a poco a convertir toda esta superficie en uno de los barrios de mayor solera y tradición de Albacete: El Barrio del Sepulcro-Bolera.

ALEGATO A UNA CIUDADANÍA PARTICIPATIVA

Hecho este pequeño y conciso preámbulo de mi afectación a este querido Barrio albaceteño, y como precursor del programa de “Ciudadanía en Marcha” que el Grupo Multimedia de Comunicación La Cerca realiza desde su plataforma de on line, y por otro lado como Pregonero de vuestras Fiestas, me gustaría invitaros a participar de una manera activa y participativa en la política y necesidades de vuestro Barrio, por supuesto de vuestras fiestas, para un mejor asentamiento social de la Democracia y de la propia política.

La contribución de los ciudadanos en las decisiones públicas mejora los índices de gobernabilidad, produce entornos de diversidad y pluralismo, fomenta valores como la tolerancia y la búsqueda de consensos, enriquece la representación y vigoriza la democracia.

En mi opinión, la ciudadanía es una condición que se asume y que su fortalecimiento es producto de un esfuerzo individual a favor del bien colectivo. Esto conlleva, no sólo beneficios a la sociedad, sino también al compromiso de asumir reglas y cumplirlas, independientemente del interés personal.

Es importante hacer notar que, dependiendo de la intensidad con que se desempeñen los ciudadanos en cuestiones públicas, se estrecharán sus lazos con el gobierno y sus actores políticos. Cuanto más activa y propositiva sea la ciudadanía, habrá un mejor ejercicio de la política.

Para fortalecer la participación ciudadana habrá que invertir los bajos niveles de participación efectiva en la política, y de confianza en los partidos políticos y en la legitimidad del Estado.

Por tanto, para finalizar, mi mensaje subliminal, o quizá no tanto, es que participéis de manera activa y participativa con vuestras asociaciones de vecinos, en este caso del Barrio Sepulcro-Bolera; que toméis conciencia de que el futuro de la ciudad lo hacéis vosotros y de que nada ni nadie os puede negar ni quitar el derecho de construir la ciudad que, como he dicho al principio, deseáis para vosotros y, de manera especial, para vuestros hijos y vuestros nietos.

¡¡¡ VECINOS Y VECINAS DEL BARRIO DEL SEPULCRO-BOLERA, OS DESEO UNAS FELICES FIESTAS QUE, DESDE HOY HASTA EL 24 DE JUNIO, VAN A SERVIR PARA SOCIALIZAR MÁS Y MEJOR EL BARRIO. ENHORABUENA A TODOS Y A TODAS POR ESTE EJERCICIO EJEMPLAR DE CIUDADANÍA !!!

MÁS FOTOS