El concejal del Grupo Municipal Socialista denunció esta mañana el “abandono reiterado que y su Equipo de Gobierno, con la complicidad de Ciudadanos, mantienen en el Servicio de del Ayuntamiento de Albacete”.

Una constante, aseguró, que ha permanecido invariable en el Ayuntamiento de Albacete, pese “a tener un gobierno en minoría, pese a haber tenido dos alcaldes en tres años y pese a haber cambiado la Ley de Contratos del Sector Público durante el mandato”.

Para contextualizar el problema, el edil socialista recordó que el Ayuntamiento de Albacete tiene ya la gran mayoría de sus servicios externalizados, de forma que aunque se paguen con recursos públicos, se llevan a cabo por empresas privadas, que para ser elegidas han de seguir un proceso garantista de contratación.

Asimismo, expuso, que la interpretación que el Consistorio realizó de la directiva europea y de las leyes nacionales que regulan los contratos del sector público, es decir “nuestra instrucción de contratación, la impuso en 2011 la Junta de Gobierno de los recortes, la liderada por , y ha seguido rigiendo con Cuenca y Serrano sin modificarse ni un ápice”.

Una instrucción, precisó, que “permite que, en el práctica, el único criterio con peso a la hora de adjudicar un contrato sea el precio y que al final ha degenerado en comprar barato aunque compremos mal. Es decir, el Ayuntamiento se gasta el dinero de los vecinos y vecinas de Albacete en contratar con la empresa que más barato nos vaya a hacer el servicio sin importarle al alcalde si hará bien el servicio o si respetarán los derechos laborales de sus plantillas”.

En este punto, Manuel Martínez recapituló algunos de estos ejemplos que reflejan “las malas compras realizadas durante este mandato”, como la adjudicación a la baja del servicio de limpieza viaria por la friolera de hasta 15 años de contrato a una empresa por 12.000.000 al año, que, según los cálculos del propio , perdía dinero al contratar con el Ayuntamiento. “Su oferta era tan baja que no cubría los gastos mínimos del contrato. Pero aun así, resultó adjudicataria. Comprar barato aunque compremos mal”, precisó Martínez.

Las empresas no pierden, pierden la ciudadanía y los trabajadores y trabajadoras

Evidentemente, añadió, “la empresa no pierde y sí lo hacen sus casi 200 trabajadores y trabajadoras y sobretodo, pierde la calidad de la limpieza de nuestras calles que ha bajado ostensiblemente, porque con menos dinero, lo que implica menos personal contratado y menos medios, para las mismas o más calles, el resultado es calles más sucias y personal con menos derechos laborales”.

Otro tanto ha ocurrido, prosiguió, con el contrato de atención sexual a jóvenes, que se adjudicó a una empresa cuyo proyecto técnico del servicio era el menos valorado por el Ayuntamiento, pero resultó adjudicatario “para ahorrarnos 200 euros mensuales. Una vez más, Manuel Serrano nos obliga a comprar barato aunque compremos mal”, aseveró el edil socialista.

Manuel Martínez prosiguió aludiendo al Servicio de a Domicilio. “Ni más ni menos que la empresa que se va a encargar de prestar la atención a las personas más vulnerables de nuestra ciudad. ¿Y que hemos valorado? El precio.

Tanto hincapié se ha hecho en ajustar los precios, que ya el Ayuntamiento tuvo que retirar los primeros pliegos de contratación tras una denuncia del Grupo Socialista porque el precio del contrato estaba muy por debajo de los costes del servicio”.

Finalmente, este contrato se ha adjudicado in extremis a la única empresa que quedaba en el concurso tras las renuncia de todas las demás, por entender que el precio del contrato no cubría los costes del servicio. “Un contrato con un precio que hará muy difícil que se garanticen los derechos de las trabajadoras y que, sin duda, afectará a la calidad del a Domicilio. Ni con los más vulnerables han querido hacer una excepción”, subrayó Manuel Martínez.

Ante esta situación, el PSOE, prosiguió, “hemos pedido incansablemente que se revierta y que utilicemos la contratación pública del Ayuntamiento para comprar bien. Sin derrochar el dinero público, pero dando a la gente servicios de calidad y preocupándonos por los derechos de los trabajadores y trabajadoras de las empresas contratistas. De ahí que hayamos exigido que a la hora de adjudicar contratos no solo se tenga en cuenta el precio, sino otras cuestiones laborales o sociales”.

De hecho, rememoró, como el Grupo Socialista pidió a través de una moción, que fue aprobada en el Pleno de enero de 2016, que el Ayuntamiento incluya cláusulas laborales en los contratos, de forma que se exija el respeto a los derechos de sus trabajadores y trabajadoras y que si no se cumplen el Ayuntamiento pudiera resolver ese contrato por incumplimiento del mismo, “porque entendemos que la empresa que recibe dinero público no puede utilizarlo para despedir o explotar a sus trabajadores. Pero nada ha hecho Manuel Serrano y su Equipo de Gobierno para cumplir esta moción”, lamentó el concejal socialista.

Como nada se hecho, añadió, con otra moción, en este caso aprobada en el Pleno de febrero de 2016, para fomentar la contratación de personas con discapacidad o en riesgo de exclusión laboral a través de la contratación pública, así como el respeto al medio ambiente o a la igualdad entre hombres y mujeres, valorando positivamente a las empresas que cumplieran con estos objetivos.

Y no ha corrido mejor suerte, insistió, la moción aprobada en el Pleno de noviembre de ese mismo año, en la que se abogaba por “cambiar por completo la instrucción de contratación que venía del Gobierno de los recortes de la Señora Bayod y que solo buscaba ahorrar dinero sin importar la calidad de los servicios”.

Una situación que arroja como resultado, argumentó Manuel Martínez, que “las empresas sí tienen quien les defienda y vele por sus intereses, ya tienen a Manuel Serrano y a sus concejales, pero, ¿Qué ocurre con los vecinos y vecinas que sufren la dejadez en los servicios contratados?, ¿Y con las plantillas de las empresas contratistas, que cada vez que el Ayuntamiento se ahorra un euro en sus contratos lo pagan ellos con sus derechos?

De ahí que Manuel Martínez concluyera que “es urgente, y más si cabe tras el cambio en la legislación producido el pasado mes de marzo, que el Equipo de Gobierno nos cite a los para cambiar ya las normas de contratación en este Ayuntamiento y comenzar a gastarnos el dinero público en empresas que nos garanticen un buen servicio y el respeto a los derechos laborales”.