De ahí que Martínez aconsejase que “no conviene dejarse seducir por los cantos de sirena del concejal de Hacienda del Ayuntamiento, porque eso y no otra cosa es el resultado de la liquidación del Presupuesto del año 2012, incitaciones ilusorias de una bonanza económica que no existe y falsas promesas de reducción de impuestos, que, hoy por hoy y con la ley en la mano, son imposibles”.

Asimismo, el edil socialista aseveró que, tras escuchar al concejal ‘popular’ “alardear en rueda de prensa de los, a su juicio, buenos resultados económicos de su gestión, lo que estamos esperando es que tanto él como la señora Bayod se lo expliquen a los trabajadores municipales y a sus familias, que fueron despedidos hasta logar esos 8 millones de euros de superávit y la razón por la que no se puede aprobar un Plan de Empleo que atienda, al menos en parte, las necesidades de las casi 25.000 personas que están en desempleo en nuestro municipio, a pesar de tener un ‘colchón’ de tesorería de 8 millones de euros”.

En este punto, el portavoz socialista diseccionó capítulo por capítulo el ejercicio de ingeniería financiera que ha hecho posible que el cierre el ejercicio de 2012 con superávit presupuestario que, en la práctica, origina que esta supuesta situación de bonanza económica sea una entelequia ficticia.

En lo que respecta al resultado presupuestario, Antonio Martínez precisó que, una vez descontado el préstamo para el pago a proveedores, se generó un superávit presupuestario de 7,5 millones de euros. “La pregunta que surge de forma inmediata es ¿De dónde sale esa cantidad?, si además tenemos en cuenta que los ingresos netos al final del ejercicio fueron inferiores en casi 128.000 euros?”, se preguntó el concejal del PSOE.

La respuesta es clara, prosiguió, el superávit procede de los 3.140.000 euros que el Ayuntamiento se ahorró con la supresión de la paga extraordinaria de Navidad de los trabajadores municipales; a la que habría que sumar 2.271.000 euros procedentes de las cantidades que no se ingresaron al y a la UP, como consecuencia del pago a proveedores y que se han financiado a 10 años; otros 1.161.000 euros proceden de los ahorros de toda la vida de Emisalba, que también fueron a parar a las arcas municipales; y sólo algo menos de un millón de euros se podría achacar a la gestión del PP y, además, se obtuvieron a costa de despidos de trabajadores municipales.

“Y para conseguir esos poco más de 950.000 euros de superávit ha sido necesario cerrar el Matadero Municipal y despedir a todos los trabajadores interinos; cerrar las Cocinas Municipales; abandonar la prestación del servicio de y despedir a los trabajadores interinos adscritos a estos servicios; cerrar la y despedir a las trabajadoras que allí prestaban sus servicios; despedir a dos trabajadores de la red de Bibliotecas Municipales; reducir el salario a los trabajadores del IMD y de la UP; cerrar el y despedir a sus trabajadores; despedir a los trabajadores y trabajadoras del programa Pcas, así como a auxiliares administrativos, psicólogos, educadores, arquitectos técnicos y hasta 7 bomberos; y así hasta más de un centenar de trabajadores y trabajadoras que han perdido su empleo en el Ayuntamiento de Albacete, en aras del superávit, amén de otros recortes de índole social y de derechos laborales”, subrayó Antonio Martínez.

Carmen Bayod pidió un préstamo de 32 millones de euros para pagar 25

En lo que concierne a los 8 millones de euros del remanente líquido de Tesorería, Martínez afirmó que “es muy fácil alcanzar ese objetivo si se pide un préstamo por 32 millones de euros, para afrontar el pago a proveedores, cuando sólo se deben 25. Lo que le ha faltado decir al concejal de Hacienda es que la inmensa mayoría de ese remanente se lo debemos a los bancos y que, aunque lo disfrutemos hoy, lo estaremos pagando hasta el año 2022”.

Antonio Martínez también matizó el compromiso del concejal de Hacienda de destinar ese remanente para bajar los impuestos en 2014, recordándole, “pues parece que lo haya olvidado, que mientras no se modifique el artículo 32 de la Ley Orgánica 2/2012 de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera, dicho remanente se tendría que destinar a reducir el endeudamiento”.

Por ello, incidió Martínez, “nos encontramos ante la curiosa situación de que pedimos un préstamo por 32 millones de euros cuando solo debemos 25, lo que nos produce un remanente positivo que tenemos que dedicarlo exclusivamente a reducir el endeudamiento que previamente habíamos pedido, salvo que modifiquemos la Ley, que entonces ya veremos en que nos lo gastamos. Así hace las cosas el ministro Montoro”.

El portavoz del Grupo Municipal socialista prosiguió analizando el capítulo de endeudamiento y ahorro neto, ya que “lógicamente, después de estos ejercicios de ingeniería financiera, el ahorro neto es positivo y el índice de endeudamiento se sitúa en un 78,68%, con una deuda a largo plazo de más de 104 millones de euros”.

“Es decir, casi 30 puntos por encima de cómo se lo encontró la señora Bayod cuando accedió a la Alcaldía, situación que le obliga a solicitar autorización al para concertar las operaciones de endeudamiento previstas en el Presupuesto del año 2013”, puntualizó Martínez.

Por ello, Antonio Martínez cuestionó el hecho de que “el señor López Garrido presume de haber saneado las cuentas municipales, cuando lo único que ha hecho es cambiar déficit por deuda y añadirle, además, los elevados intereses derivados de la deuda. Sí antes debíamos 25 millones de euros a los proveedores, ahora debemos 32 millones de euros a los bancos más los intereses correspondientes. Eso y no otra cosa es lo que ha ocurrido, con la obligación añadida de que lo que nos sobra debemos destinarlo a reducir la deuda financiera”.

En opinión de Antonio Martínez, la liquidación también pone de manifiesto que “hemos sido la ciudadanía albaceteña en general, y los trabajadores municipales en particular, los que hemos sufrido hasta lograr esas cifras”, pues para que Bayod y López Garrido puedan vanagloriarse de buena gestión ha sido necesario subir los impuestos a toda la ciudadanía, especialmente el IBI y el Impuesto de Vehículos; incrementar las tasas de forma escandalosa en el IMD y en el Transporte Urbano; cerrar diversos servicios municipales; no pagar la paga extra de Navidad; despedir a decenas y decenas de trabajadores municipales; sisarle las aportaciones al IMD y a la UP; descapitalizar Emisalba; y reducir drásticamente las aportaciones municipales a la sociedad articulada de Albacete.

Antonio Martínez concluyó recordando que el Presupuesto de 2012 se aprobó de forma definitiva a finales del mes de agosto y ya entonces era posible adivinar cual sería el resultado aproximado, por lo que, “de haber querido, las cifras podrían haber sido otras muy diferentes y se podría haber ajustado el presupuesto a cero. Es como si el señor López Garrido hubiese echado una quiniela mediada la segunda parte de los partidos, cuando los resultados estaban cantados”.