En su escrito de acusación, al que ha tenido acceso Europa Press, la Fiscalía relata que los hechos ocurrieron en Fuensanta (Albacete), sobre las 15.30 horas del 22 de enero de 2016.

Una de las acusadas se encontraba en la puerta de su vivienda, en la localidad, e inició una discusión con los otros dos acusados, una mujer de 60 años y su hijo, de 36.

La mujer, que se encontraba en su portal, salió a la calle y los otros dos la zarandearon, sin que conste que por estos hechos sufriera lesión alguna. Por su parte, ésta, con ánimo de dañar a la otra mujer, la golpeó repetidamente en la cabeza con unas tijeras de podar, causándole varias lesiones.

Como consecuencia de los golpes, la agredida con las tijeras sufrió varios cortes y hematomas en la cabeza, para lo que requirió de sutura de la herida y tardó en curar 16 días, tres de ellos con impedimento para sus ocupaciones habituales.

Le ha quedado como secuela una cicatriz de 7 centímetros desde el extremo externo de la ceja derecha, que le ocasiona un perjuicio estético moderado.