Gómez explicó que “el onceno es un impuesto de origen medieval, que suponía el pago de la onceava parte de todos los productos recolectados por los agricultores de Montealegre al dueño de la tierra”.

Dicho impuesto se pagaba desde la creación de la Villa de Montealegre, a mediados del XIV, si bien a finales del XIX los vecinos empezaron a reclamar su derogación a través de los tribunales de Justicia.

El concejal de Montealegre, , señaló que “es un importante reconocimiento, que nos reafirma como municipio y del que nos sentimos orgullosos, y sobre todo agradecidos a todos los que fueron partícipes de este hecho, tanto a agricultores que lucharon por sus derechos para que la propiedad de la tierra les fuera reconocida, como a los señores de Montealegre que supieron comprender la situación anacrónica en al que vivían sus habitantes”.

Fue el Marqués de Villafuerte quien en 1912 pone fin al onceno y cede el Palacio a las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl para que lo conviertan en una escuela católica.

Así, el próximo sábado dará comienzo la programación en la Casa de la Cultura de Montealegre, donde se representará la firma de acta, con la presencia del actual Marqués de Villafuerte y la Condesa de Montealegre. A partir de esta fecha, se celebrarán el resto del año conferencias, festivales y conciertos que recordarán un acontecimiento que marcó el futuro del pueblo de Montealegre.

La Diputación ha colaborado en la edición de una revista que contiene todo lo relacionado con el Centenario de la . “Nuestra intención es que todos los fines de semana se programen actividades en torno a este hecho histórico”, destacó Francisco Millán.