El Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Albacete insta a y a su Equipo de Gobierno a que “si de verdad creen en el diálogo, el consenso y el acuerdo como el mejor medio para gestionar el Ayuntamiento de Albacete, adquieran el compromiso de modificar el Reglamento Orgánico Municipal (ROM) con el objetivo de que las mociones aprobadas en el Pleno Municipal tengan carácter vinculante. Es decir, que cuando se produzca un acuerdo plenario que goce de un apoyo mayoritario, éste tenga carácter ejecutivo y el Equipo de Gobierno la obligación de cumplirlo”, tal y como expone el portavoz municipal socialista, Modesto Belinchón.

De llevarse a cabo esta modificación, Modesto Belinchón argumenta que “el Ayuntamiento de Albacete se convertiría en el primero de toda España en conferir carácter ejecutivo a las mociones aprobadas en Pleno y se corregiría una situación tan anómala cómo que en este Ayuntamiento cada Pleno se aprueben varias mociones y luego solo se cumplan, en función de si el PP votó o no a favor de ellas”.

Este hecho, prosiguió el concejal del PSOE, “pervierte la democracia en el Ayuntamiento de Albacete, pues si en el Pleno están representados los ciudadanos, a través de los grupos políticos municipales, el Equipo de Gobierno no puede negarse a aplicar una acuerdo respaldado por la mayoría plenaria, simplemente, porque éste coincida o no con sus planteamientos políticos e ideológicos”.

De ahí que Belinchón insista en que “resulta paradójico que un Equipo de Gobierno que, cada vez que tiene ocasión, alude al diálogo y el consenso y presume de aplicarlos en su gestión, cuando llega el momento de aplicar una moción que han votado en contra y no se me ocurre mejor ejemplo de fruto del consenso, que un acuerdo plenario votado por 27 concejales, no las cumple si no comulgan con su ideología. Esto evidencia que el Equipo de Gobierno solo está de acuerdo con el consenso cuando les da la razón, cuando no es así, lo silencian. Eso sí, mientras, prosiguen presumiendo de ser los adalides del acuerdo y del diálogo. No se me ocurre ejemplo más claro de cinismo”.

De modificarse el ROM, para conferir carácter ejecutivo a las mociones plenarias, tal y como subraya Modesto Belinchón, “se pondría fin a situaciones como la actual, puesto que solo el PSOE en este Ayuntamiento tiene 30 mociones pendientes de ejecución, que contaron con el respaldo mayoritario del Pleno”.

Mociones paralizadas que, de cumplirse, harían posible, por ejemplo, la habilitación de una sala de estudio en los Depósitos del Agua en la Fiesta del Árbol, la inclusión de cláusulas laborales en los pliegos de contratación pública, para garantizar que se cumple la legislación laboral vigente y se respetan las condiciones laborales de los trabajadores de las empresas que contratan con el Ayuntamiento; la dinamización de la Estación de Autobuses de Albacete, para remediar la pérdida de viajeros, frecuencias y destinos, que sufre esta infraestructura; la puesta en marcha de un plan de actuaciones para mejorar el mantenimiento y conservación de los centros educativos; la aplicación de un paquete de medidas de apoyo a los profesionales autónomos de Albacete; la promoción de políticas de juventud; o la devolución de la participación a trabajadores, familias y usuarios en los patronatos de la UP y la Escuelas Infantiles, entre otras.

Éstas son solo algunas de las mociones que el Equipo de Gobierno no tiene previsto desarrollar, porque votó en contra de ellas, aunque finalmente fueran aprobadas por mayoría plenaria. Otra cosa es, asevera Modesto Belinchón, aquellas que “presentamos y que incluso los concejales del PP votaron a favor, pero que no han ejecutado por las excusas más variopintas, pero por un único motivo, la desidia que han implantado en la gestión municipal, que les impide desarrollar y llevar a cabo un solo proyecto que impedirá que la presente sea recordada por algo más que abrir y cerrar cada día la persiana del Ayuntamiento y como la más inocua de nuestra historia”.

En esta situación se encuentran mociones del PSOE que, aun contando con el apoyo del PP, poco o nada se ha hecho para llevarlas a efecto, como la instalación de una plataforma logística en la ciudad, la creación de un órgano exclusivo de promoción económica, la mejora y optimización del sistema de sugerencias y reclamaciones del Ayuntamiento, el desarrollo de actuaciones que garanticen el futuro y la viabilidad del , la creación de una gran manzana cultural, vinculada al proceso de peatonalización del centro urbano, o la implicación del Ayuntamiento para exigir al gobierno de España que concluya la Autovía A-32.