Antonio Martínez apeló a la cercanía de su municipio con la capital, apenas 28 kms de distancia, para invitar a los vecinos de la capital a conocer Mahora, un pueblo situado en la ribera del Júcar con espectaculares paisajes naturales, y con tesoros patrimoniales como es la Iglesia Parroquial Ntra. Sra. de la –con una torre de 60 metros de altura- y los populares chozos o cucos, refugios realizados con piedra de las tierras de labor, construidos para refugio de los pastores.

Mahora es un pueblo eminentemente agrícola que transformó sus explotaciones con la incorporación del regadío hace 30 años; el vino, el maíz y las hortalizas son la base de la economía mahoreña, aunque también hay industrias familiares que fabrican queso de oveja y cabra, dulces que se comercializan en toda Castilla-La Mancha, hostelería y una empresa que fabrica cabinas de tractores.

Sobre las fiestas de agosto, en honor a y la Virgen de Gracia, comienzan el día 13 de Agosto, y finalizan el 17, celebrándose el día del patrón San Roque el día 16. Durante estos días el pueblo recibe la visita de cientos de personas de zonas de alrededor y de incluso fuera de la provincia, en su mayoría de o . Otras fiestas importantes que celebra la localidad son:

San Antón en Enero, donde los vecinos del pueblo bendicen a sus animales para posteriormente celebrar una comida con matanza, normalmente ajo de mataero, producto típico de La Mancha.

Carnavales, celebrados según caiga en cada año, dónde se celebra el tradicional desfile con carrozas. No hay que olvidar que una semana antes se celebra Jueves Lardero, con una comida en el campo. Semana Santa. San Isidro, celebrado el 15 de mayo. Es una de las fiestas más esperadas por los mahoreños a lo largo del año. Se celebra una comida campera con todos los vecinos, así como acampadas y verbena en el campo, con juegos típicos para todos los públicos.

Antes de las fiestas patronales de Agosto se celebra la llamada Semana Cultural, con multitud de actos de entretenimiento, actuaciones, espéctaculos, humor etc

Con todos estos alicientes, Antonio Martínez manifestó que uno de sus principales objetivos es fijar población en Mahora, que actualmente cuenta con 1.465 habitantes.