La Semana Santa de Albacete, declarada de Interés Turístico Nacional, tiene cantera. Y basta ser testigo de lo que, desde hace años, ocurre en la ciudad cada Lunes Santo para comprobarlo. ‘Dejad que los niños se acerquen a mí’ es una procesión pensada por y para la savia nueva semana-santera albaceteña que, en su momento, tuvo a bien idear la Cofradía de Nuestra Señora de las Angustias con un éxito tal que pronto fue asumida por la propia Junta de Cofradías de la Semana Santa de la ciudad ganando en participación (tanto a nivel de nazarenos como de Cofradías y Hermandades, hasta llegar a la cifra de diez) edición tras edición.

Y en este 2018 no ha sido menos: la alegría y la emoción se palpaban en el ambiente que rodeaba el punto de partida: la Parroquia de Nuestra Señora de las Angustias y ubicada en la calle Ángel de la ciudad, con todo y todos dispuestos para la ocasión. A pesar de que la cita está pensada, sobre todo, para el protagonismo de nazarenos y nazarenas de entre 4 y 12 años (con uno 3.000 participantes) la verdad es que se podía ver entre los protagonistas un buen número de pequeños cofrades de edades aún mucho más tempranas pero que, escrupulosamente ataviados de pies a cabeza, ya profesan su cariño a la Semana Santa albaceteña (pequeñas ‘manolas’ incluidas) atrayendo las miradas del numeroso público que se ha congregado en las calles del recorrido para presenciar la Procesión.

A lo largo del itinerario se ha podido disfrutar del paso de las imágenes participantes, hasta catorce réplicas exactas a sus ‘hermanas mayores’ pero que, en esta ocasión, están hechas a medida de los jóvenes nazarenos y nazarenas que las llevan (en algunos casos, incluso a hombros) llenos de orgullo y colmados de sentimientos.

Así, han participado en el trayecto, con el siguiente orden, las imágenes de Nuestra Señora Reina de la ; ; ; Nuestro Padre ; Santísimo Cristo de la Agonía; Nuestra Señora de la Amargura; Santísimo Cristo de la Coronación de Espinas; Ecce Homo y Nuestra Señora de la Soledad; Nuestro Padre ; Nuestra Señora de los Dolores; Negación de San Pedro; Santísimo Cristo de la Misericordia y Nuestra Señora de las Angustias.

Una procesión, sin duda, especial que no ha querido perderse el alcalde de Albacete, , que ha asistido a la cita acompañado de otros miembros del equipo de (como las concejalas y Mª ), muy satisfecho por el éxito de esta Procesión singular que llena de juventud y de futuro una Semana Santa que desde abril del pasado año cuenta con la Declaración de Interés Turístico Nacional.

Serrano ha incidido en “la importancia de fomentar la participación de los más pequeños en las Procesiones de Semana Santa para que aprendan a valorarla, quererla y respetarla desde niños”. Nada más lejos de la realidad que, un lunes Santo más, ha lucido en la capital de Albacete al son de cornetas y tambores y al paso que han marcado los niños y niñas que se han convertido en los grandes protagonistas.