“Una fuerte evidencia” apoya la asociación entre la obesidad y 11 tipos de cáncer, que en su mayoría son tumores de órganos digestivos y enfermedades malignas relacionadas con las hormonas en las mujeres, según un nuevo análisis publicado online el 28 de febrero de este año en la revista British Medical Journal. El estudio lo ha dirigido la doctora María Kyrgiou, del Departamento de Cirugía y Cáncer, del de Londres,RU.

Este reciente estudio ha sido realizado mediante una revisión general de anteriores estudios mediante un meta análisis y revisiones sistemáticas. Su autora concluye que el exceso de grasa corporal aumenta la probabilidad de padecer cánceres del sistema digestivo, endometrio y cáncer de mama después de la menopausia, y sus conclusiones concuerdan con otro informe del pasado año realizado por la para la Investigación sobre el Cáncer (IARC). La conclusión del estudio convierte el exceso de grasa corporal, en factor de riesgo de cáncer modificable más importante, después del ya conocido del tabaco.

Sus autores utilizaron diferentes indicadores para su análisis, entre ellos los más comunes en la práctica clínica diaria como son el índice de masa corporal, el perímetro abdominal, el peso o la proporción entre cintura y cadera, con objeto de a través de ellos evaluar la presencia de adiposidad o exceso de grasa en los individuos. No obstante para que estos resultados puedan considerarse concluyentes, sería necesaria la realización de estudios prospectivos que permitirían extraer conclusiones definitivas.

Lo que si puede considerarse una deducción clara a partir de estos datos, es que la prevención del aumento de peso en el adulto puede reducir el riesgo de cáncer. Esto convierte a los médicos de atención primaria en un agente para reducir el número de canceres relacionados con la obesidad, puesto que ellos pueden detectarla precozmente y prevenirla en sus consultas de cada día, al ser los agentes en la puerta de acceso al sistema sanitario.