La directora General de Planificación, Ordenación e Inspección Sanitaria, María Teresa Marín, ha revisado el estado de las obras que se están realizando desde el pasado 15 de septiembre en la vivienda supervisada de Villarrobledo

Lo ha hecho acompañada por el delegado de la Junta, Pedro Antonio Ruiz, el alcalde de Villarrobledo, Alberto González, y por la directora de la de Castilla –La Mancha (FSCLM), .

Los cuatrohan comprobado in situ los avances de una reformaque finalizará antes de que acabe el año, que ha tenido una inversión que rondará los 56.000 euros y que servirá para “eliminar barreras arquitectónicas, mejorar espacios comunes, ampliar la cocina y habilitar más habitaciones en la planta baja”.

Con la nueva organización de espacios en la planta baja se ha logrado integrar una sala de estar de 23,10 metros cuadrados, un hall, dos dormitorios, un baño accesible, un vestíbulo y una plaza de garaje. También se acondicionará el espacio del patio, porche, lavadero y cuarto de instalaciones.

En cuanto a la cocina ubicada en la primera planta, con la ampliación pasará a tener 27,25 metros cuadrados. El resto de la planta permanece invariable: un despacho, un porche, dos dormitorios, un hall, un salón comedor y un baño.

María Teresa Marín recordó que la vivienda supervisada de Villarrobledo, propiedad de la Fundación Sociosanitaria, supone “un recurso residencial comunitario normalizado inserto en el entorno social” y que está diseñado para “personas con trastorno mental grave que han alcanzado un grado normal de autonomía pero que aún tienen dificultades para vivir de forma independiente”.

La de esta localidad albaceteña cuenta con seis plazas, si bien –tal y como recordaron ayer- a lo largo de 2015 se han atendido a nueve personas. Es importante subrayar también que mientras concluyen las obras de remodelación, los usuarios de este edificio permanecerán alojados en una vivienda de alquiler de la misma localidad.

La directora General destacó la importancia que tienen este tipo de edificios, ya que en su opinión ayudan a que estas personas necesitadas tengan una vida lo más activa posible dentro de sus posibilidades. No obstante, lamentó que durante los años en los que ha gobernado la región el no se han hecho inversiones ni reformas de estas características. “En muchos casos –denunció- ni se ha realizado reposiciones de material”.

“Nos hemos encontrado con un déficit importante y uno de nuestros primeros proyectos ha sido el de remodelar esta vivienda de baja supervisión destinada a personas con una enfermedad mental”, explicó.

En ese sentido, Pedro Antonio Ruiz subrayó que la vivienda situada en la calle Paloma número 16 es una realidad gracias al esfuerzo que está realizando el Gobierno de , al interés del Ayuntamiento de esa localidad”.

“Esta vivienda se compró en el año 2005, ha cumplido a la perfección con su función durante todo este tiempo pero ya tocaba hacer esta reforma y por eso se ha hecho esta inversión tan importante”, añadió al respecto el delegado de la Junta.

Por su parte, quiso felicitar a los responsables del y de las consejerías de Sanidad y Bienestar Social por ayudar a los que más lo necesitan. “Siempre digo que no es el momento para grandes obras públicas… pero sí para grandes obras para la personas y esta vivienda supervisada de Villarrobledo, sin duda, lo es”.

Castilla –La Mancha tiene en funcionamiento 31 viviendas de estas características, lo que suponen un total de 181 plazas.