Comisiones Obreras ha celebrado en Albacete el Acto Sindical con motivo del Día Mundial del Trabajo Decente que se conmemora el 7 de octubre. Una jornada que tiene como claves “reconocer un empleo en condiciones de libertad, igualdad, seguridad y dignidad humana”.

Así lo ha trasladado la secretaria general de CCOO en la provincia de Albacete, Carmen Juste, que ha señalado que de los 205.000 contratos que se formalizaron a lo largo del 2018, más de 30.000 son eventuales, sin contar los trabajadores fijos que tienen jornadas a tiempo parcial. “Esto significa que esta precariedad que está instalada en el mercado laboral en la provincia de Albacete es insostenible”, ha destacado Juste.

Así, ha anunciado que desde CCOO centrarán sus objetivos en los próximos meses en mejorar la precariedad laboral mediante la negociación “empresa a empresa” de la reconversión de contratos temporales en indefinidos. Un objetivo para el que pretenden contar con la colaboración de la inspección de trabajo para que, “a través de la denuncia, conseguir que se revierta la temporalidad y eventualidad que está instalada en la provincia de Albacete, haciendo uso de la negociación colectiva en el ámbito sectorial de la provincia para impulsar la creación de más y mejores empleos estables y de calidad”. Además pretenden contar con la implicación de las administraciones públicas y “la valentía” de los empresarios.

Carlos Gutiérrez (CCOO): “El 50% de los trabajadores tienen un contrato indefinido y a jornada completa. El reto, se extiende a la precariedad que sufren los jóvenes, las mujeres y los migrantes”

El acto ha contado también con la participación del secretario Confederal de Juventud y Nuevas Realidades del Trabajo de CCOO, Carlos Gutiérrez, que ha destacado que “el trabajo es el pilar fundamental sobre el que los trabajadores podemos construir una vida digna”.

Así, ha señalado que para CCOO “es un objetivo luchar por este trabajo decente en momentos en los que la precariedad se ha extendido en el mercado de trabajo”. En este sentido ha recordado que apenas el 50% de los trabajadores tiene un contrato indefinido y a jornada completa, y que el resto se extiende a la precariedad que sufren colectivos como los jóvenes, mujeres y los migrantes.

Para conseguir el objetivo, Carlos Gutiérrez ha señalado que desde CCCOO, “llamamos a que hay que construir más sindicato y más organización ya que allí donde hay un sindicato hay más derechos, más calidad del empleo”.

En relación con la precariedad laboral que sufren los jóvenes, Carlos Gutiérrez ha destacado que este colectivo “sufre jornadas parciales involuntarias, el fenómeno de los falsos autónomos y el fenómeno de los falsos becarios, además de que a través de las empresas y administraciones públicas realizan prácticas no laborales que están sustituyendo puestos de trabajo estable y de calidad”.

Joaquín Nieto, director Oficina OIT en España: “La mayor dependencia respecto al mercado mundial y la mayor debilidad de la economía interna, hace más vulnerables a los países frente a la crisis”

El director de la Oficina de la Organización Internacional del Trabajo en España (OIT), Joaquín Nieto, también ha participado en el acto sindical de CCOO, recordando que todavía queda recorrido para alcanzar el trabajo decente en el mundo.

Así, ha señalado que en el mundo hay 52 millones de niños y niñas trabajando y que deberían estar en la escuela; hay 15 millones de esclavos, 200 millones de personas que buscan un trabajo y no lo encuentran (70 de ellos jóvenes); de los 3.000 millones de personas que tienen un trabajo, el 60% están en la economía informal; hay una discriminación en el caso de las mujeres; hay 2 millones 800.000 personas que mueren al año a causa de las enfermedades laborales y accidentes; hay 300 millones de trabajadores que, a pesar de trabajar, no salen de la situación de pobreza extrema, y 800 millones en lo que se llama pobreza moderada. Una situación que se extiende por todo el mundo el 55% de los trabajadores no tiene protección social”.

Unos desafíos que Nieto afirma “se pueden alcanzar ya que la situación es muchísimo mejor de lo que era hace 100 años cuando surgió la OIT y mucho mejor de lo que era hace 20 años”. A pesar de ello, ha destacado que en los últimos 10 años, “la crisis ha herido mucho la situación social y la recuperación económica no ha ido acompañada de la correspondiente recuperación social, por lo que los avances se han quedado estancados. Ahora se trata de empujar y conseguir alcanzar el trabajo decente”.

Un objetivo que también está marcado en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas. Así, ha destacado que “los gobiernos no tienen excusas, las asociaciones empresariales y sindicales están prestas al diálogo social, por lo que en cada uno de los países se deberían poner los mecanismos para la recuperación social y alcanzar el trabajo decente que es posible hacerlo”.

Ante la desaceleración económica y de creación de puestos de trabajo, según el director de la en España, se necesita “fortalecer las economías mediante el fortalecimiento del trabajo decente y ayudando a la recuperación social”.

Así, ha señalado que “cuanto más dinámica sea la economía interna, más facilidades va haber para poder sobrellevar esta posible situación que viene dada por una crisis del mercado mundial que está teniendo dependencia. La mayor dependencia respecto al mercado mundial y la mayor debilidad de la economía interna, hace más vulnerables a los países frente a la crisis. Si la recuperación social era recomendable en cualquier escenario, en el actual (de desaceleración), lo es mucho más”, ha concluido.

El acto sindical, que se ha dirigido a los delegados de Comisiones Obreras en la provincia de Albacete, ha contado también con la participación del director territorial de la Inspección de Trabajo y Seguridad de Castilla-La Mancha, Juan Díaz Rokiski.