Morante de la Puebla

Gran ovación por parte del público de a el torero de la Puebla del Río al terminar el paseillo. El primero de la tarde ha sido un toro con falta de movilidad. Lo ha recibido de capote como solo el torero sevillano sabe hacerlo, recibiéndolo con cinco verónicas de extraordinaria torería. Con un solo puyazo cambia el tercio. Con la muleta se le han visto destellos de toreo del bueno, pero el toro no repetía los muletazos. Pases aislados con la derecha y con la izquierda del torero de la Puebla muy estéticos, pero sin terminar de romper en los tendidos. Ovación para Morante tras el arrastre del toro de Victoriano.

El cuarto de la tarde ha sido un toro sin ninguna movilidad, colándosele al torero por el pitón derecho y sin posibilidad de lucimiento. Toro con peligro, queriendo coger al torero y con malas intenciones. Morante lo ha probado por ambos pitones, pero no le ha podido sacar ni un muletazo limpio. Tras pinchar en varias ocasiones y doblar el toro, el público albaceteño lo ha abroncado injustificadamente. Pitos tras el arrastre del descastado toro de Victoriano del Río para el torero Sevillano.

Sebastián Castella

El segundo de la tarde ha sido un toro justito de trapío. Toro que ha tomado solamente una vara, pero que el torero francés no ha tenido posibilidad de trastearlo en el capote. El toro ha tenido movilidad en los tres tercios, pero tomando los engaños sin ningún tipo de clase. En la faena de muleta le ha podido sacar algunas tandas por ambos pitones, pero sin terminar de tomarla con bravura y entrega. Sebastián tenía ganas de cortarle las orejas, pero el toro no le ha dejado opciones de triunfo. Tras matarlo, lo premian con una ovación.

El quinto de la tarde ha sido un toro muy alto de agujas y con mucha romana. El picador de la cuadrillas de Sabastián le ha propinado un buen puyazo. En el tercio de banderillas, Ambel posada, se ha lucido con mucha plasticidad recibiendo una ovación del público.Tras brindarle al público el quinto de la tarde, lo ha recibido con pases cambiados en la boca de riego. Al toro le ha faltado entregarse pero, a base de templarlo, Castella ha logrado que descuelgue y le ha sacado unas tandas muy aplaudidas. Tras una estocada desprendida y dos descabellos, el público lo ha premiado con una oreja, después de dos avisos.

Alejandro Talavante

El tercero de la tarde ha sido un toro muy molesto en los trasteos del torero extremeño. Ha sido una faena sin nada a destacar porque el toro no ha dejado ninguna opción a Talavante. Toro, como los demás hermanos de camada, sin clase y con mucha brusquedad en sus embestidas. El torero extremeño no se ando con rodeos y, tras fallar en su primera entrada a matar, lo consiguió a la segunda. Silencio en los tendidos tras el arrastre del toro.

El que cerró plaza fue, como dicen los aficionados, un regalito. Toro con 605 Kg. de peso, más manso que un cabestro. Tras mucho esfuerzo por parte de la cuadrilla de Talavante, lograron picarlo a malas penas. En la faena de muleta no ha podido darle dos muletazos seguidos, ha sido un borrego sin movilidad, sin clase, sin casta y con ninguna semejanza a un toro de lídia. Tras pincharlo en varias ocasiones, lo mata de una manera poco ortodoxa. Pitos para Alejandro Talavante tras el arrastre del manso.