El presidente de -La Mancha y secretario general del PSOE en la Comunidad Autónoma, , en pleno debate sobre la prisión permanente revisable, ha reclamado un gran acuerdo “entre toda la sociedad” para que determinadas penas de cárcel puedan ser llevadas “al límite constitucional” en su aplicación.

A preguntas de los medios tras una rueda de prensa en , García-Page ha explicado que este tipo de penas habrían de aplicarse en casos de terrorismo “o de otros fenómenos que generan una determinada pedagogía, como la violencia de género”, y no atendiendo al “dolor” que puedan causar.

“Hay que fabricar un acuerdo entre todos en que en determinados delitos se permita que se agote y se lleve al límite la aplicación de la pena al límite constitucional. Mi posición es clara y personal. Hay determinadas penas y delitos que requieren que se agoten las previsiones constitucionales”, ha insistido.

PIDE NO USAR EL DOLOR “COMO ARMA ARROJADIZA”

García-Page ha tenido palabras para el caso de la muerte de Gabriel en , tras lo que ha pedido, en todo caso, “no utilizar el dolor como arma arrojadiza”.

Ha recordado los últimos días como jornadas “de gran dolor”. “Todos tuvimos un momento de conmoción y nos hemos puesto en la piel de la familia, hemos vivido este fenómeno de manera especial. No quiero discrepar ni siquiera de los míos, pero decir con claridad que no todos los delitos son igualmente graves en una sociedad”, ha justificado.

Así, ha dicho como opinión personal que “en los delitos que tienen especial alcance social, la sociedad tiene que protegerse yendo al límite de lo que permite la Constitución”, algo que “no tiene que tener reproche moral”.

“Las penas tienen que ir proporcionadas al daño emotivo que sufre la sociedad. Soy, como abogado, defensor del carácter rehabilitador de las penas, pero, también como abogado, creo que las penas tienen otras funciones, como las del castigo y la prevención”, ha enfatizado.