El Alba buscaba seguir sumando a domicilio y, de paso, continuar demostrando que en los grandes campos de la categoría es capaz de dar su mejor versión. Con la baja de Olabe por sanción, pero con más de un centenar de aficionados albacetistas poblando las gradas vallecanas, los nuestros intentarían llevarse el primero de los tres partidos que jugaban en una semana.

Los dos equipos salieron al campo muy igualados y con llegadas a ambas porterías. Tomeu Nadal realizó varias paradas bajo los palos que mantuvo al alba con 0-0 al marcador.

Conforme se acercaba el descanso, la polémica manchó el duelo. Un sector de la grada de Vallecas se dirigió a Zozulia con cánticos de “puto nazi”, así que se avisó por megafonía de que, a la próxima, se suspendería el enfrentamiento.

Minutos después veía la tarjeta roja por propinarle un cabezazo a Piovaccari y el Alba llegaba al descanso con 10 jugadores.

Fue cuando tenían que volver al campo después del descanso cuando empezó a haber un retraso y empezaban las especulaciones sobre las causas, entre ellas la posible negativa del Albacete de salir al campo hasta que no se pusiera remedio a los cánticos.

Finalmente, el árbitro, , decidió “suspender el encuentro ante los graves insultos y amenazas sucedidos durante la primera parte contra , jugador del club visitante y ante la petición de los dos equipos en el estadio de Vallecas”, según informaba LaLiga en un comunicado oficial que trasladamos íntegro a continuación:

LaLiga manifiesta su acuerdo con la decision tomada por José Antonio López Toca, el árbitro del partido entre el Rayo Vallecano y el Albacete Balómpié de suspender el encuentro ante los graves insultos y amenazas sucedidos durante la primera parte contra Roman Zozulia, jugador del club visitante y ante la petición de los dos equipos en el estadio de Vallecas.

Desde LaLiga seguimos trabajando para erradicar la violencia, el racismo y la xenofobia en los estadios del fútbol profesional español.