“No es lícito que nuestra principal seña de identidad sea utilizada por el , con el beneplácito y rédito del resto de partidos, mediante una redacción del Reglamento de la Feria de Albacete que claramente propicia un reparto arbitrario y abusivo de las instalaciones de domino público del Recinto Ferial, para financiarse de forma presuntamente ilegal mediante actividades mercantiles de explotación hostelera; ya que los enclaves adjudicados a los grupos políticos son subarrendados a conocidos hosteleros de nuestra ciudad y no empleados en la celebración de actividades propias del partido”, ha dicho Soriano.

Según la Ley Orgánica 8/2007, de 4 de julio sobre financiación de los partidos políticos, en el artículo 6 se expone: “Los partidos políticos no podrán desarrollar actividades de carácter mercantil de ninguna naturaleza”. “Resulta llamativo – ha dicho Soriano- que la Constitución, en su artículo 43.2 propugna la tutela de la salud pública por los poderes públicos y los grupos políticos de nuestra ciudad eligen como forma de financiación la venta y publicitación de bebidas alcohólicas”.

Soriano también ha expuesto que “las obligaciones contables y la gestión económica-financiera de los partidos políticos deberán llevar libros de contabilidad detallados”. En ese sentido, el concejal ha cuestionado que los grupos políticos municipales reflejen en sus libros de contabilidad los rendimientos económicos obtenidos por las actividades mercantiles de subarriendo desarrolladas durante las ferias.

Respecto a las obligaciones tributarias, los partidos políticos están obligados a declarar todas sus rentas exentas y no exentas, por lo que Soriano ha especificado que “los ingresos percibidos por los grupos políticos procedentes del subarriendo de los espacios del Recinto Ferial no están exentos, ya que son espacios de dominio público, cuyo uso les es otorgado por licencia social, en virtud de adjudicación directa y mediando ausencia de ánimo de lucro”.

“Es evidente – ha expuesto Soriano - que el Partido Popular, cuando redacta el nuevo Reglamento de la Feria de Albacete, propicia una asignación directa de espacios de dominio público, mediante la concesión de licencias sociales a las agrupaciones políticas, siendo público y notorio que, mediante el subarriendo de los espacios asignados, están obteniendo no sólo un rendimiento económico que les está vetado por la Ley de financiación de los partidos políticos, sino que están disfrutando de una adjudicación directa mientras incumplen la finalidad social y la ausencia de ánimo de lucro; en detrimento del derecho del resto de ciudadanos y sin ningún tipo de control o censura por el Partido Popular pues realiza idénticos subarriendos”.

Según el nuevo Reglamento de la Feria de Albacete, las asociaciones políticas tienen que garantizar el cumplimiento de la condición social y de la ausencia de ánimo de lucro, y presentar en la solicitud de renovación de una nueva adjudicación de un arco una memoria sobre las actividades realizadas en años anteriores, pero el concejal se pregunta si los grupos políticos las han aportado, justificando “el fin social” y la “ausencia de lucro”.

“El partido Popular no sólo está deslegitimado para denunciar al resto de agrupaciones políticas, o a particulares, que imiten su proceder al vulnerar el nuevo Reglamento de la Feria de Albacete, sino que, incumple gravemente su deber de correcta gestión del patrimonio público, pues debe posibilidad la prestación de los servicios públicos, y la confianza del público en el manejo honesto del patrimonio público.

Comportamiento, este último, que debe encuadrarse dentro de la comisión de un delito de presunta malversación”, ha afirmado.