, concejal en el Ayuntamiento de Albacete, se ha mostrado preocupado por el futuro de los olmos “históricos” ubicados en el barrio San Antonio Abad, concretamente en un terreno de la Avenida Cronista Mateos y Sotos, en el tramo final del Parque Lineal, en frente de la entrada a la piscina municipal. “Estos árboles centenarios se ubican en un terreno vallado para construir viviendas, tal como se anuncia en los carteles expuestos, por lo que podría suponer el fin de una olmeda de la mitad del siglo XIX”, ha asegurado.

Soriano presentará un escrito en el Registro Municipal, en adhesión a la denuncia de un vecino de la capital, para comunicar al reprobado alcalde, , “el peligro que corren los ejemplares de olmo”. Según ha informado el concejal, en el documento se pedirá al equipo de Gobierno ‘popular’:

1.Habilitar las medidas necesarias para la paralización de las obras previstas.

2.Habilitar los trámites necesarios para blindar ese espacio respecto de la voracidad de los constructores y de la especulación en general.

3.Proceder a la protección inmediata de los ejemplares existentes, vallando el terreno, retirando los escombros y la suciedad, y prohibiendo el estacionamiento de automóviles como medida provisional.

El concejal propone que este terreno se convierta en una reserva de los últimos olmos centenarios de Albacete y se construya un espacio verde complementario al Parque Lineal con más árboles de la misma especie para recuperar la olmeda del siglo XIX. “El alcalde reprobado de Albacete – ha proseguido Soriano – no ha mostrado ni un ápice de preocupación por el futuro de estos árboles, pues está más interesado por los intereses urbanísticos que por la historia de la ciudad y, en Albacete, no podemos perder nuestra historia y convertirnos en gente insensible”.

Soriano también ha recordado que “los ejemplares de la calle Avenida Cronista Mateos y Sotos son los que quedan de la tala practicada durante el mandato de las corporaciones municipales socialistas”. En la actualidad, según el escrito que se presentará en el Registro Municipal de Albacete, estos olmos no han sido afectados por la Grafiosis, enfermedad holandesa que afectó a muchos ejemplares de la antigua estación y calle Alcalde Conangla. “Si llegan a talarse los olmos, el alcalde además de llamarse ‘el arranca-rejas’, todos lo conocerán como ‘el arranca-árboles’”, ha finalizado.